ACUERDO SOCIAL POR CÓRDOBA

Por: Jairo Torres Oviedo

Necesitamos una hoja de ruta para trabajar por el progreso de Córdoba. Para ello, es menester situar en el centro; el conocimiento, la verdadera sabiduría; es decir, la ciencia representada en la Universidad de Córdoba. Donde la institucionalidad territorial priorice esfuerzos en materia social para mejorar los indicadores de desarrollo humano. Sin duda, Córdoba necesita un acuerdo mutuo para el progreso social. Por eso, la Universidad de Córdoba lo pensó y convocó a su dirigencia e institucionalidad desde hace varios años, a trabajar alrededor de un modelo de proyección social denominado “Córdoba Transformada”, con la que pretendemos hacer posible un acuerdo trascendental que transforme y genere un auténtico progreso en la región.

Lo paradójico es que, en la historia política del Departamento, se han construido y se siguen construyendo acuerdos políticos para ganar elecciones, distribuir la institucionalidad pública como si fuera propiedad de unos pocos, dividiéndola en zonas electorales; en otras palabras, el clientelismo, que solo genera el mayor beneficio particular en detrimentos de las mayorías que siguen postergando elección tras elección con sus anhelos de bienestar y justicia social; incluso, esos acuerdos políticos han hecho parte de nuestra premoderna cultura política, teniendo como actores a grupos al margen de la ley; como fue el pacto del Marisco y el de Ralito. El primero, para controlar la institucionalidad pública del la subregión costanera y el segundo el control político del Departamento. En este sentido, lo único que nos puede permitir salir del subdesarrollo es un verdadero acuerdo social; donde los protagonistas estarían representados en la ciudadanía. Un acuerdo que logre sentar las bases para la construcción de una mejor sociedad; desde el punto de vista económico y político, que haga posible que Córdoba transite hacia la modernidad. Pero, cómo construir ese pacto social, que para la mayoría de la población parece más una quimera que una realidad posible. Es normal que las ideas de cambio cuando surgen sean vistas de manera despectiva; en especial, en nuestro contexto, donde nos acostumbramos a lo mismo de siempre; propio del subdesarrollo. Ese acuerdo social debe ser ampliado y retroalimentado por el conjunto de los actores de la sociedad civil organizada; tanto pública como privada.

Invitamos a los aspirantes al Congreso de la República por Córdoba, a deliberar y construir un acuerdo social por el desarrollo del territorio, y ver las próximas dos décadas, como una oportunidad para superar la pobreza multidimensional; además, regionalizar la Universidad. Que este acuerdo incluya el desarrollo agroindustrial, el turismo, energías renovables, salud pública, primera infancia… Con un enfoque que reconozca la diversidad étnica, cultural, social, geográfica y económica de cada una de las subregiones del Departamento y, que haga posible pensar el territorio desde la pluralidad. Solo así, estaríamos pensando en las presente y futuras generaciones; un mejor porvenir para esos niños y niñas que aún no han nacido; pero, cuando lo hagan, encuentren una tierra próspera, fecunda y justa, donde puedan desarrollar un proyecto de vida digno. Este acuerdo requiere de la voluntad política; sin egos y prevenciones, solo pensada en función de los mas altos intereses de la sociedad cordobesa.

%d bloggers like this: