Aprovechar las fortalezas, gestiones y capacidades para construir juntos una Córdoba diferente: el mensaje de Orlando Benítez, en cumbre de alcaldes.


Queremos seguir protegiendo la vida y la salud de los cordobeses; pero también queremos entrar en la recuperación de la dinámica de nuestra economía”
Por: Oswaldo Marchena Mendoza.
@marchenojob

Tras pedir un minuto de silencio por las víctimas del COVID-19, el gobernador de Córdoba, Orlando Benítez Mora, instaló la cumbre de alcaldes del departamento, donde reiteró, como en su posesión del cargo, que se debe comenzar a construir un nuevo capítulo en la historia de Córdoba, sin rivalidades excluyentes, sin disputas políticas y personales que muchas veces ha sido el argumento que ha impedido que se avance de manera colectiva.
Su discurso plegado a la economía, por tratarse de una cumbre cuyo propósito fundamental fue la recuperación y reactivación económica, estuvo motivado por un mensaje de unidad, y por ello destacó el trabajo de los 13 diputados de Córdoba, y del bloque de congresistas del departamento.
“Hoy empleamos este escenario (coliseo de ferias), para mandar ese mensaje que ratifique la importancia de nuestra vocación productiva en el departamento de Córdoba, en el sector agrícola y en el sector pecuario. Ver este escenario, como la necesidad de renacer, de resurgir y de poder reencontrar el camino indicado para aprovechar esas fortalezas”, señaló.
Sostuvo que en los 68 años de vida que tiene el departamento de Córdoba, “hemos padecido todo tipo de problemáticas, sociales, económicas y políticas. Hoy de salud como lo muestra la pandemia. 68 años donde hemos visto hombres y mujeres de diferentes talantes y talentos, queriendo avanzar positivamente por un mejor mañana”, aseguró.
Afirmó que es por ello que en estos primeros 10 meses ha invitado a toda la clase política, a todos los gremios, y a los sectores sociales, a construir juntos una Córdoba diferente. “Aprovechar las bondades, las fortalezas, las gestiones, las capacidades de cada uno de los actores, para avanzar como región, para consolidar una paz política y reconciliación social, donde los principales beneficiados sin duda será la población de Córdoba, al poder así consolidar las oportunidades, el bienestar y la seguridad, en el marco del plan de desarrollo”, subrayó.
Los retos en medio de la pandemia.
Benítez Mora, adujo que la pandemia que arrancó desde marzo, mostró la fragilidad estructural de muchas problemáticas a nivel mundial, en el país y en Córdoba. “Desnudó la realidad en salud, en sus aparatos productivos, en la capacidad de sostenerse tanto en los gobiernos locales, como en las economías familiares”, acotó.
El gobernador de Córdoba, se refirió a las víctimas mortales de la pandemia. “Hemos visto partir a más de mil 600 personas en Córdoba este año por el COVID-19. Solamente para tener un referente del pasado reciente en el año más violento no murieron la tercera parte de esta cifra”, añadió.
Expuso que la pandemia ha servido para planificar, reflexionar y articular. “Queremos seguir protegiendo la vida y la salud de los cordobeses; pero también queremos hoy entrar en la recuperación de la dinámica de nuestra economía, en la reactivación, pero queremos una economía social, integral, una economía del departamento de Córdoba que esté al servicio del hombre y la mujer y no una humanidad al servicio de la economía, donde haya criterios de equidad, bienestar, y ello se traduzca en mejorar la calidad de vida de las personas”, aseguró.
“Queremos que esa economía avance de manera paralela con la ecología, con el criterio ambiental que juega un papel vital, porque ya la preocupación por conservar un medio ambiente sano se convirtió en una reflexión obligatoria en el presente. No tenemos recursos naturales inagotables y el reto es lograr crecer para desarrollarlos de una manera integral”, sostuvo.
En su intervención afirmó que “El núcleo central de esta primera cumbre es hablar de economía, de reactivación, de recuperación, de la vocación productiva. Sabemos que tenemos ventajas comparativas, que contamos con posiciones estratégicas, que tenemos diversidad natural, pero queremos potenciar naturalmente esas ventajas comparativas y convertirlas en ventajas competitivas”, aseveró.
“Tenemos este espacio para reflexionar ¿Qué hemos hecho en 68 años cómo departamento?, para pensar, ¿Qué podemos hacer en estos 3 años que nos quedan?, e imaginar la Córdoba que queremos cuando el departamento cumpla 70 años en el 2022. La Córdoba que anhelamos para nuestros hijos, nietos. Para ellos debemos comenzar a tener una mejor realidad presente, y por eso es fundamental que la economía se dinamice, no puede ser que cada cual vaya por su lado de manera dispersa peleando con rivalidades. Necesitamos poder tener un mejor resultado si nos vemos como región y si aprovechamos el potencial de nuestro departamento en general, así como la capacidad de gestión de los actores que hay dentro del escenario llamado Córdoba”, concluyó.