Home / Política Nación / La mujer que originó la detención de Álvaro Uribe

La mujer que originó la detención de Álvaro Uribe

Prisión en casa ordenada para el expresidente y su abogado Diego Cadena se originó en las gestiones que hizo Victoria Jaramillo para contactar al expresidente con el paramilitar Juan Guillermo Monsalve. Historia de una intermediaria en el ojo del huracán.

Victoria Eugenia Jaramillo Ariza quien prefiere que la llamen Vicky, hoy dice ser más uribista que nunca. Horas después de conocerse el sentido del auto interlocutorio  mediante el cual la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia ordenó la privación de la libertad en contra del senador y expresidente Álvaro Uribe Vélez, sentó su posición.

Una decisión que también la afecta. El alto tribunal, dentro del voluminoso pronunciamiento de 1.554 paginas, ordenó investigarla por el presunto delito de falso testimonio. Todo indica que los magistrados no dieron crédito a la versión entregada por ella de que un familiar de  Enrique Pardo Hach alias ‘El gringo’ compañero de prisión de Juan Guillermo Monsalve la contactó para enviarle un mensaje a Uribe.

El nombre de la intermediaria también salió a relucir al día siguiente, en la audiencia en donde el juez 35 de Control de Garantías impuso  medida de aseguramiento a    Diego Cadena, abogado del senador Uribe  y que dejó en libertad, pero vinculado al proceso, a su socio Juan José Salazar.

Luego de dos horas y diez minutos de audiencia, el juez, tras advertir que la defensa insistió en la relevancia de las entrevistas de Victoria Eugenia Jaramillo y Álvaro Cadena, hermano de Diego Cadena para demostrar que no hubo delito de soborno, leyó textualmente la declaración dentro del proceso de la mujer.

No sin antes dejar en evidencia que había hablado más el investigador que ella y que su declaración apenas duraba dos o tres minutos. “Lo único que me consta a mí es que me enteré a través de un familiar de Pardo y a solicitud de Pardo que quería que alguien hablara allá con un abogado del aforado constitucional (Álvaro Uribe)” dijo el juez.

Acto seguido el funcionario judicial, señaló, “entonces donde está la contundencia técnica del testimonio de ese testigo. Y dicen que tiene unos WhatsApp y mire los WhatsApp y en efecto tampoco tienen la contundencia porque además son conversaciones entre Diego Cadena y Victoria Eugenia Jaramillo. En donde el uno le dice: No estamos haciendo nada ilegal y la otra le contesta: Amén”.

La postura  de Vicky Jaramillo, expresada en Blu Radio en julio de 2018, es que fue ingenua y asaltada en su buena fe, pero dista de lo que meses después le dijo oficialmente a la justicia dentro de proceso al que vinculada como testigo.

En esa entrevista radial, la mujer afirmó que fue contactada con insistencia por Ricardo Williamson, vecino de una finca de recreo a las afueras de Bogotá, quien le informó que su cuñado Enrique Pardo se encontraba recluido en la cárcel La Picota.

Este le indicó que  era  compañero en prisión del paramilitar Juan Guillermo Monsalve quien deseaba hablar con la gente del Centro Democrático y con los abogados del senador Uribe, para lo cual pidió la ayuda de la mujer.

Pasaron varias semanas y Vicky Jaramillo finalmente intentó contactar al senador Álvaro Uribe en el hotel Dann en Bogotá a fin de entregar la razón que Monsalve quería hablar. Sin embargo, no lo encontró y afirmó que ese día había salido tarde porque se sentía enfermo.

Posteriormente, aseguró que habló por teléfono con Uribe, le contó que Monsalve quería hablar. “Le dije mire presidente hay una persona que quiere decir la verdad, se llama fulano de tal a ver si le pueden ir a tomar una versión, relató Vicky Jaramillo.  Al respecto, Uribe le indicó que hablara con el abogado Diego Cadena y le suministró su número telefónico.

A partir de allí, se iniciaron las gestiones y los contactos del abogado Cadena, que derivaron a mediados de esta semana en la medida de aseguramiento en su contra, así como del senador Uribe.

¿Pero quien es la mujer que le entregó el mensaje a Uribe?. Vicky, como prefiere que la llamen, nació en Cali hace 46 años. Es administradora pública. Personas que han compartido con ella y la conocen la describen como una mujer menudita, jovial, madre soltera de una hija adolescente y le dan un calificativo, “tramadora”.

Según registros del Congreso, su salto al mundo de las contiendas electorales fue hace cerca de una década, en la campaña de reelección al Senado de Carlina Rodríguez, la otrora poderosa congresista de la Comisión Primera.

Integrantes de esa campaña aseguraron a la Agencia de Periodismo Investigativo, API, no recordar quien había llevado a Victoria Eugenia o Vicky a esa campaña. “En las campañas políticas siempre llega gente y eso es lo que se necesita, activistas y voluntarios” aseguró una de las cabezas de la campaña de la congresista.

Mientras la congresista Rodríguez, oriunda de Choachí, quién para entonces era una de las voces más importantes del Partido Conservador, recorría los departamentos de Cundinamarca y el Meta, invocando en sus discursos  a Caro y Ospina y su legado de “no ser genuflexos”. Victoria Eugenia llegaba temprano a la sede de campaña en el barrio La Soledad en Bogotá a buscar en qué ayudar.

Aunque para esa época ya tenía 36 años, en la sede la describían como parte de las juventudes. “Vicky ayudaba a repartir publicidad, camisetas, volantes, afiches lo que hubiera que hacer. No tenía un cargo o papel relevante. Era una mujer entradora, un poco aduladora que no paraba de hablar; a veces tenía ademanes de niña”, afirmó otra fuente de campaña.

Si ganaba Carlina Rodríguez su deseo era hacer parte de su Unidad Técnica Legislativa, UTL, al menos eso fue lo que le manifestó a los más cercanos a la senadora.

Vestía de jean, camiseta y tenis y algunas veces la gorra de la campaña. Siempre andaba con un morral en su espalda. En los últimos días de campaña ayudó a repartir la publicidad en las reuniones políticas de la fórmula a la Cámara.

Pero Rodríguez perdió las elecciones. La incursión de Maritza Martínez en el Meta se reflejó en las urnas. Esto sumado a un hecho que no cayó en gracia en los lideres políticos que manejaba 

En concreto, semanas después de salir de la cárcel de Zipaquirá en donde permaneció siete años condenado por ser el cerebro del desfalco de Foncolpuertos, su hermano Luis Hernando Rodríguez Rodríguez, esposo de la fallecida congresista Martha Catalina Daniels, se autoproclamó jefe de debate de Carlina y retornó a la plaza pública hablando de la necesidad de luchar contra la corrupción.

Por un poco menos de 5.000 votos, Rodríguez se quemó y con ella aquellos que hicieron parte de la campaña electoral, entre los que se contaba Vicky Jaramillo.

En su campaña aún recuerdan una anécdota. Días después, cuando aún no se recuperaba de la pérdida de su curul, Carlina decidió irse un fin de semana a su finca a descansar. Victoria Eugenia se ofreció a acompañarla.

Un hecho que según personas cercanas a Carlina, Vicky utilizó para lograr cercanía. Por eso, semanas después cuando para la época a la aún senadora le pidieron incorporarse a la campaña del naciente candidato presidencial Juan Manuel Santos, ella la acompañó en la nueva gira, pero esta vez presidencial.

Carlina a su vez hizo una buena amistad con María Clemencia de Santos. Sin embargo, luego de ganar la presidencia a la exsenadora, se afirma que no le dieron ninguna cuota en el gobierno. 

Vicky continuó su camino pero jamás alejada de la política. Se hizo amiga de gente de la farándula, del diseñador Hernán Zajar, así como fotógrafos, peluqueros, algunos relacionistas públicos y por supuesto de políticos y empresarios.

Con el paso del tiempo se empezó a presentar como asesora y estratega política, relacionista pública y hasta experta en manejo de medios de comunicación. Las fotos con estos personajes que posteaba en sus redes sin parar, atraían a su vida a cada vez más personas deslumbradas porque aparentemente era muy cercana al poder.

Hasta que logró entrar al uribismo. La Agencia de Periodismo Investigativo, API indagó al interior de esta colectividad pero nadie supo establecer al detalle desde cuando y cómo se acercó al Centro Democrático.

Uno de los congresistas afirmó, “todos conocemos a Vicky, pero no es cierto que ella hubiera sido alguien influyente en el partido, tampoco contribuyó a fundar el Centro Democrático. Simplemente siempre ha sido una activista del uribismo que le gusta trabajar en las campañas” indicó.

Al preguntarle como llegó a hacer parte de la UTL de uno de los congresistas del partido, la fuente indicó que generalmente era lo que procedía luego de elecciones, tratar de recoger las personas que participaron.

“Vicky tiene una particularidad, es que es muy tramadora. Acá venia a mi oficina a decir que ella tenía muchos amigos millonarios que iban a aportar a la campaña, que eran influyentes, pero al final uno está acostumbrado a escuchar eso de la gente”, señaló un parlamentario.

De esta manera, fue nombrada en la UTL del representante Rigoberto Baron. Meses después ella ingresó a la oficina de un congresista a quejarse porque Barón le había manifestado que le reduciría el salario. 

Sin embargo, al poco tiempo salió la versión de que este le pedía un porcentaje  del salario devengado y que ella tenía unos audios. Nunca más quiso referirse al tema y en 2016 dejó el cargo. 

Una experiencia legislativa que le permitió también hacer parte del equipo de trabajo de la congresista del Partido Verde, Sandra Ortíz, con quien trabajó hasta diciembre de 2017.

Con una particularidad. Varias de las personas con las que se contrastó esta información coincidieron en afirmar que  Victoria Eugenia o Vicky se la pasaba quejándose de sus problemas económicos, de no tener dinero, “ni para tomarse un tinto y decía tener graves problemas familiares”.

No obstante, mientras la mujer afirmaba a personas determinantes del Centro Democrático que, “no tenía un peso, ni para un tinto”,  hacía alarde de sus amigos multimillonarios. También subía fotos en sus redes sociales  de sus viajes a Europa, Estados Unidos, Israel, México y frecuentemente Cartagena.

En contraste, un reconocido abogado, señaló que conoce a Jaramillo. Explicó que ella gestiona aportes a campañas políticas contactando a conocidos de empresas del sector de juegos de suerte y azar.

Y es que, de repente, el 17 de julio de 2018, Victoria Eugenia Jaramillo constituyó ante la Cámara de Comercio de Bogotá, la empresa Vicky Jaramillo Group SAS con un capital de $30 millones. El domicilio de la naciente firma está ubicado en un apartamento de la carrera 17 con calle 106.

Una compañía que se dedica a la “organización, planeación, ejecución y control de marketing social media en diferentes negocios públicos y privados; consultoría y asesoría en la gestión integral de campañas políticas: estrategias, imagen y desempeño del candidato, marketing político, manejo adecuado de medios de comunicación y redes sociales”.

El ingreso reportado por la firma según el certificado de la cámara de comercio  fue de $388’745.000 en el 2019. La actividad principal por la que percibió estos ingresos fue la 7020, es decir actividades de consultoría y gestión.

En la página web de Vicky Jaramillo Group SAS ofrece servicios no solo de consultoría y asesoría en la gestión de campañas políticas también de Coach.

“Coach y conferencias en desarrollo tricerebral como nuevo enfoque práctico y dinámico que posibilita el desarrollo de estrategias con carácter novedoso en cada uno de los seres humanos; mediante una actividad participativa, dinámica y motivadora”, es su otra actividad profesional.

En el mismo sitio web asegura que Victoria Jaramillo jugó un papel muy importante en los ámbitos políticos de Colombia, “siendo estratega de las campañas presidenciales de Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos en su primer periodo, y la actual candidatura de Iván Duque con Martha Lucía Ramírez como su fórmula presidencial”

Aunque realmente en su hoja de vida de la función pública figura que es graduada en Ciencias Políticas y Administrativas y que ha sido contratista de Econometría Consultores, Ultradesarrollo, asesor I en el Senado y Asistente IV en la Cámara de Representantes.

Tampoco registra los estudios que afirma en su perfil de su página web, “estudios complementarios en Gerencia Pública, Marketing Político, Mercado Electrónico, Bolsa Colombiana y Políticas Públicas” y, “destacada conferencista en eventos internacionales”. Funge además como promotora de la industria de la marihuana medicinal en eventos y posteando publicaciones.

Victoria Eugenia Jaramillo, quien se define como “una mujer de armas tomar”, acaba de hacerlo pero no dentro del proceso penal en que está involucrada si no, en contra del gobierno de Iván Duque. De hecho, recientemente, firmó una acción de tutela para obligar al mandatario del que dice ser mentira para que habilitara un vuelo humanitario de regreso a Colombia desde Nueva York.

Ahora, rodeada de fotografias, viajes, contactos y actividades, Victoria Eugenia Jaramillo, tendra que emprender una misión menos agradable, demostrarle a la justicia que no incurrió en falso testimonio, en sus vueltas para acercar al expresidente y senador Álvaro Uribe con el paramilitar Juan Guillermo Monsalve. 

Tomado de: Agencia de Periodismo Investigativo