Mancuso pidió perdón a hija de Kimy Pernía Domicó asesinado por las AUC

El ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso Gómez, pidió perdón a Martha Cecilia Domicó, hija de Kimy Pernía Domicó secuestrado y asesinado por las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) el 2 de junio de 2001 en el municipio de Tierralta. Además dijo que los restos mortales fueron arrojados al río Sinú, a la altura del planchón del corregimiento de Callejas en esa jurisdicción.

El arrepentimiento del ex comandante paramilitar lo hizo vía telefónica en medio de una audiencia virtual organizada por la Comisión de la Verdad, en la que además participó Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, ex comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

El objetivo de la vista pública fue para esclarecer los homicidios contra los indígenas en el país, por parte de esos dos grupos armados que se desmovilizaron en años anteriores. Mancuso Gómez sigue en una cárcel de Estados Unidos mientras se resuelve su deportación a Colombia o Italia.

Piden perdón

En su intervención Mancuso expresó: “Quisiera aprovechar la oportunidad para pedirles perdón de todo corazón por estos hechos que los han llenado de luto, de dolor y de sufrimiento con la muerte del líder indígena, el señor Kimy Pernía Domicó”.

A su turno, Martha Cecilia Domicó dijo: “Escuché su mensaje y pues yo aquí estoy esperando la respuesta. Yo quisiera que dijera la verdad, qué hicieron con mi papá o qué fue lo que pasó. ¿Quiénes fueron las personas responsables? Porque estuve hace un año en la conmemoración de mi papá y fue un dolor tan profundo para mí  porque yo decía: yo no sé dónde está mi papá. ¿Qué hicieron con él?”

Fue un crimen de Estado

Y Mancuso respondió enseguida sobre el asesinato del dirigente indígena: “Lo del líder Kimy Pernía Domicó fue un crimen de Estado. Yo como miembro de facto recibí una llamada del Estado, de las Fuerzas Militares y recibí una orden del comandante Carlos Castaño, en ese sentido de asesinar. Nuestras órdenes eran dar de baja, eso significaba asesinar al líder Kimy Pernía Domicó”.

Más adelante continuó: “Les vamos a dar pautas que ustedes van a conocer cómo nos informaban a nosotros las instituciones del Estado cuando ustedes hacían presiones sobre ellos y cómo llegaban esas informaciones a nosotros para de una u otra manera desenmascarar esa presión que ustedes hacían”.

Desenterraron los restos y los tiraron al río

Después dijo algo más macabro: “Fue nuestra responsabilidad y voy a ubicarles (no tengo conocimiento exacto) el sitio donde al líder lo enterraron en un principio, y luego cuando la Fiscalía venía a hacer unas exhumaciones de fosas dentro de la zona, nos dieron la información y el cuerpo del líder indígena fue desenterrado y arrojado al río Sinú frente al planchón de Calleja”.

La hija de Kimy contestó con dolor: “Yo esperé tantos años que ahora ya creo que voy despejándome. Yo dije: Señor, Dios mío, deme paciencia, deme tranquilidad. Yo soñé que algún día me iban a decir la verdad. Nosotros no le vamos a corresponder con violencia. Eso le aseguro de parte de nosotros como pueblo Embera Katío”.

Y finalizó con estas palabras: “Señor Mancuso, hoy que ya me ha dicho qué hicieron con él. Entonces voy a llevarle flores al frente del planchón de Callejas, donde usted me acaba de decir, y arrojar las rosas al río para que él tenga la tranquilidad”. Kimy Pernía Domicó, tenía 51 años cuando fue asesinado.