Productores de plátanos de Córdoba pasan momentos difíciles


Los productores de plátanos de Córdoba atraviesan uno de los momentos más difíciles de sus vidas. Existe pésimo estado de las vías, bajos precios en las ventas de la fruta, y como si fuera poco, dos plagas están afectando la producción: una en la presentación del alimento y la otra es un gusano depredador de la hoja.
Las vías terciarias que comunican a los municipios donde se cultiva la cosecha, con los centros de consumo, se hallan en mal estado. Esa situación se registra en Lorica, Moñitos, Puerto Escondido y Los Córdobas, en la margen izquierda del río Sinú o zona costanera.
En materia de carreteables, solo se salva el municipio de San Bernardo del Viento, cuyas administraciones han mejorado el estado de estas con placa-huellas y otras rehabilitaciones de tramos en esos sectores.
El pésimo estado de las vías ha ocasionado que se represe el producto, y que en algunas oportunidades se madure y se dañe, ya que los camiones no pueden ingresar, con suficiente tiempo, para cargar la fruta con el fin de transportarla a Montería, Cartagena o Barranquilla.
Azael López, dirigente platanero de la región, dijo que el problema de los trayectos carreteables ocurre todos los años en la temporada de lluvias. Y aunque los alcaldes lo saben, y tienen los recursos para arreglar los tramos, en el verano, no mueven una paja para ello.
Los bajos precios
Y es que el represamiento del producto ocasiona la baja de los precios. López expresó que en El Prieto, Puerto Escondido, donde se produce el plátano más grande de la zona, han tenido que vender la unidad a 250 y 350 pesos. Incluso, en algunas oportunidades han vendido el ciento hasta en 10 mil pesos. O sea a 100 pesos por cada plátano.
A veces han llevado camiones con plátano a Cartagena o Barranquilla, y han tenido que venderlo barato. Como ocurrió en Cartagena la semana pasada, donde tuvieron que rematar el ciento a 7 mil 500 pesos, debido a la gran cantidad de plátano que había en el mercado en esa ciudad.
Esa situación se registra por la falta de planeación y coordinación de las personas que tienen como negocio transportar la fruta hasta esas ciudades con el propósito de venderlo a mejor precio. Pero al haber mucha oferta, los precios disminuyen.
Mancha negra
Pero existe otro problema. Es una plaga o mancha negra que ha aparecido en la concha de los plátanos en Córdoba últimamente. Según los ingenieros agrónomos, se llama colapti.
Aunque la plaga no daña el contenido del alimento, si afea la envoltura, lo cual le quita presentación y valor al producto. López dice que eso se debe al descuido de las autoridades, sobre todo, de la Unidades Municipales de Asistencia Técnica (Umatas), que poca atención prestan en el campo en sus respectivas localidades.
La última plaga apareció en el municipio de San Antero. Allí un gusano depredador de la hoja, está haciendo de las suyas en la producción de plátanos de esa localidad de la zona costanera.