Cerro Matoso y la deuda ambiental.

En investigaciones de la autoridad ambiental y un fallo de tutela de la Corte Constitucional, están documentadas algunas de las afectaciones al ambiente por parte de la empresa Cerro Matoso SOUTH 32.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

Mientras la empresa que explota el níquel en Montelíbano Córdoba, Cerro Matoso SOUTH32 habla de minería limpia, en la Corporación Autónoma de los Valles del Sinú y San Jorge, CVS, hay investigaciones que evidencian lo contrario. Se puede decir que Cerro Matoso tiene más capacidad jurídica para defenderse que técnica para cuidar el ambiente.

En la autoridad ambiental hay todo un sumario de investigaciones a Cerro Matoso por presuntas afectaciones al ambiente, que desnuda el frágil compromiso de la empresa niquelera y la precaria tecnología que usa para cuidarlo y protegerlo. No olvidemos que la Corte Constitucional en la Sentencia T 733 de 2017, señaló “Se encuentra plenamente probada la existencia de una grave vulneración a los derechos fundamentales a la Salud y al disfrute de un Ambiente Sano, cuyas víctimas son las comunidades de la zona de influencia de la mina”.

Para defenderse de las investigaciones ambientales y de los diferentes procesos en instancias judiciales, Cerro Matoso cuenta con un excelso grupo de profesionales del derecho y un eficiente trabajo de medios. A pesar de ello los señalamientos están consignados en los diferentes procesos e investigaciones.  Aquí una mirada rápida de las acciones de la CVS por posibles irregularidades de la citada multinacional. 

El 22 de marzo del año 2018, tras una visita que adelantaron técnicos de la Corporación Autónoma de los Valles del Sinú y San Jorge, CVS, a la planta de Cerro Matoso, se ordenó la apertura de una Investigación Administrativa ambiental en contra de la empresa. Se trata del Auto 9695 del 11 de abril del 2018, “por las presuntas emisiones atmosféricas provenientes de la chimenea de emergencia de la planta de producción 1, y además por no contar con un sistema de control”  

La anterior investigación está en la etapa de notificación del Auto No, 11551 del 28 de noviembre de 2019, por medio del cual se corre traslado para la presentación de alegatos.

También está el Auto Número 9696 del 11 de abril del 2018, el cual ordenó investigación administrativa ambiental en contra de Cerro Matoso “al exceder el límite máximo diario de PM10 y por el incumplimiento de la Resolución 909 de 2008 al exceder los estándares de emisión admisibles de Material Particulado en la fuente fija llamada chimenea del secador L2”.  Este proceso está en la etapa para resolver la investigación.

El 5 de noviembre de 2019, la CVS expidió el Auto Número 11484 por medio del cual se abrió una investigación administrativa ambiental a la empresa Cerro Matoso “Por los hechos consistentes en el vertimiento de crudo de ACPM al sumidero Número 6 del PIT, contaminando así el acuífero, hecho sobre el cual no se tomaron acciones de contingencia, ni se reportó tal incidente”. El proceso está en la etapa de notificación del Auto de apertura de investigación.

Es importante establecer que las anteriores decisiones fueron comunicadas a la Procuraduría Judicial Agraria y Ambiental de Córdoba para su conocimiento y fines pertinentes.

Por Incineración de Residuos Peligrosos, la autoridad ambiental la abrió a Cerro Matoso una investigación por medio del Auto 9671 el pasado 6 de abril del 2018, la cual se resolvió por medio de la Resolución Número 2-6939 del 7 enero de 2020, la cual expone: “Absolver a la empresa Cerro Matoso”. 

Todos estos procesos e investigaciones, más el pronunciamiento de instancias judiciales señalan el trato despiadado de Cerro Matoso con el ambiente.  

La Acción de Grupo de extrabajadores de la mina por daños y perjuicios.

A propósito de este tema sobre afectaciones ambientales, desde julio de 2012, un grupo de 70 extrabajadores de Cerro Matoso SOUTH32 (6 han fallecido), mediante Acción de Grupo solicitaron ante los jueces administrativos de Córdoba, indemnización por daños y perjuicios en la salud sufridos durante su actividad laboral en la mina. Básicamente la demanda es por la presunta omisión en el control de las sustancias comprobadas cancerígenas y del material particulado.

El proceso judicial duerme el sueño de los justos en el Tribunal Administrativo de Córdoba, que no resuelve aún la segunda instancia del proceso de Acción de Grupo, que en primera instancia fue adverso a los extrabajadores de la mina. De todos modos, se trata de la lucha de hombres humildes (alguno de ellos enfermos), contra la poderosa Cerro Matoso SOUTH32.