Después que le practicaron en dos oportunidades la prueba para COVID-19, ahora, tras 20 días de espera,  la EPS le informa que no sabe qué paso con la misma.

Se pudo establecer que su prueba nunca ingresó al laboratorio de salud pública departamental. ¿Qué pasó? La EPS Salud Total le informó que no sabe qué pasó con su prueba y le propone practicarle otra.

El pasado 2 de junio, el señor XX que vive en el sur de Montería,  pidió una cita médica prioritaria a su EPS Salud Total, porque presentaba un pequeño ardor en la garganta y dificultad para respirar. Tras la atención le ordenaron que se aislara y la práctica de la prueba para COVID-19.

El jueves 4 de junio recibió la visita en su casa de un profesional de la EPS Salud Total, para la toma de la prueba. Al día siguiente de nuevo se comunicaron con él para informarle que la prueba tuvo problemas y que era necesaria una nueva, la cual le realizaron ese día.

Lleva días de espera y de angustia, encerrado en su casa con su hijo, esperando los resultados. Perdió el trabajo porque el contrato que se le venció el pasado 14 de junio no se lo renovaron (seguía aislado). Al ver que pasaban los días y que los resultados no llegaban decidió hacer público su drama y por ello las autoridades de salud conocieron el caso.

Se pudo establecer que su prueba nunca ingresó al laboratorio de salud pública departamental. ¿Qué pasó? La EPS Salud Total le informó que no sabe qué pasó con su prueba y le propone practicarle otra.

Él dice que se encuentra en buenas condiciones de salud y que no es justo someterse a otra prueba y a comenzar otra larga espera. Exige que la EPS le responda por los daños causados.

NOTA: Nombre del paciente cambiado. (Está la historia clínica y la orden de la respectiva prueba disponible).

%d bloggers like this: