El silencio de los inocentes y la deuda del Estado con la movilidad de los más vulnerables

 

En Córdoba durante el año 2021 según datos del Instituto Nacional de Medicina Leal y Ciencias Forenses, murieron en siniestros viales 19 menores de edad. En el 2022 la cifra bajó a 13 víctimas fatales. ¡Estas estadísticas son aterradoras y escalofriantes!

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

No se trata de la película que narra la historia de una agente del FBI que busca la ayuda y consejo de un brillante asesino para poder capturar a otro asesino. Estamos hablando de los miles de menores que son transportados sin su consentimiento bajo precarias condiciones de seguridad vial a las instituciones educativas donde estudian y de vuelta a sus hogares.

Esos padres, en la mayoría de los casos no tienen otra opción. ¿Cómo le reclamo al padre que moviliza a su hija menor por una carretera semidestruida en una moto en precarias condiciones mecánicas a la Institución Educativa, donde estudia la menor? ¿Acaso es responsable ese padre de familia que la alcaldía de su municipio haya contratado (en algunos casos) una empresa de transporte pirata con vehículos inseguros para el transporte escolar?

Sobre esta situación, la directora de la Fundación, Liga Contra la Violencia Vial, Mari Bottagissio, asegura, “ellos no deciden en que se movilizan, los adultos lo hacemos por ellos”, de manera que tenemos un compromiso ineludible de movilizar a los niños y niñas bajo condiciones de seguridad, teniendo en cuenta que somos nosotros y no ellos quienes decidimos su modo de transporte.

En Córdoba durante el año 2021 según datos del Instituto Nacional de Medicina Leal y Ciencias Forenses, murieron en siniestros viales 19 menores de edad. En el 2022 la cifra bajó a 13 víctimas fatales. ¡Esas estadísticas son aterradoras y escalofriantes! porque se trata de los más vulnerables y por quienes más hay que trabajar y diseñar políticas públicas que garanticen sus vidas.

En esta pandemia silenciosa que lleva luto y dolor a los hogares de Córdoba, los jóvenes están llevando la peor parte. 620 menores de 30 años fallecieron por siniestros viales en Córdoba entre los años 2015 y 2022 (faltan los datos de diciembre del año pasado).

Historias de dolor y muertes de menores en siniestros viales.

En la historia quedó el siniestro vial ocurrido el pasado 21 de noviembre a la altura de Guaimarito en el tramo vial Sahagún-La Ye, cuando se presentó un fuerte choque entre una vans y una volqueta, donde perdieron la vida un bebé de 3 meses identificado como Ismael Murillo Prada y una niña de 11 meses (Samanta Córdoba Orozco).  “El silencio de los inocentes”.

 Un menor de 7 años de edad, identificado como Luis Daniel Espitia, murió el viernes 23 de diciembre en un centro asistencial, donde luchaba por su vida después de sufrir un siniestro vial el pasado 18 de diciembre en la vía que de Planeta Rica conduce a Medio Rancho. El menor se movilizaba en una motocicleta conducida por su padre cuando fueron impactados por otro motociclista quien al parecer conducía en estado de embriaguez.

El menor, Yeison David Oviedo, perdió la vida en un siniestro vial. El hecho sucedió en la vereda Morales de Tierralta, tras impactar contra un árbol cuando se movilizaba en una motocicleta. Había salido sin permiso de sus padres.

No aprendimos de la historia.

Un poeta dijo “Quien no conoce su historia está condenado a repetirla” y se refiere a que, aquellas sociedades ignorantes de su historia, desconocedoras de los hechos del pasado que afectaron la paz y tranquilidad están condenados a permitir que se repitan esos sucesos. Lo mismo sucede con los siniestros viales, y es un hecho que en los territorios donde no se asuma el compromiso de combatirlos, seguirá creciendo la cadena de dolor por tantas víctimas en las vías.

Un delito contra la seguridad vial apagó los sueños de una menor de 13 años.

Un 17 de abril de 1917, falleció en Montería una menor de 13 años en un siniestro vial en el sector de Mocarí a la altura de la glorieta. Sara Isabel Ramos, murió a bordo de una motocicleta cuando se transportaba de la Institución Educativa Inem Lorenzo María Lleras, a su lugar de residencia en Los Garzones. No salía de una rumba, y tampoco estaba de paseo, venía de un centro de estudios donde se educaba para ser alguien en la vida. Sus sueños se apagaron porque alguien (no es nuestra tarea definir quién), cometió un delito contra la seguridad vial.

Desde entonces, ningún gobierno, nacional, departamental o municipal, ha movido un ápice de gestión para que estos casos no se repitan y al revisar la historia de siniestros viales, observamos que se siguen repitiendo.

El siniestro vial que destrozó a toda una familia.

En el Retiro de Los Indios, corregimiento de Cereté, muchas cosas cambiaron después de aquella fatal noche del 3 de junio de 2017 cuando Claudia Guerra Sánchez, junto a sus dos hijas menores, Esther (dos años y medio) y Valeria Kardús Guerra (6 años), perdieron la vida al ser arrolladas por un vehículo conducido con exceso de velocidad, cuando salían de una iglesia y trataron de cruzar la vía Cereté-Montería. Estaban orando y algunos testigos aseguran que el conductor se encontraba en estado de embriaguez.

Mariángel Castro Llorente; la niña que volvió a la vida después de 90 días en UCI tras un siniestro vial.

En un punto ubicado entre la vía Lorica-Cereté, y que conduce al corregimiento Los Monos y la Peinada, un 24 de septiembre, Mariángel Castro Llorente, fue impactada por un vehículo cuando se movilizaba con su señora madre en una motocicleta desde Lorica y se disponían hacer el giro para desplazarse a la Peinada. Entonces no había cumplido 4 años. Su mamá Miguelina del Carmen Llorente Tordecilla falleció en el lugar del siniestro vial, mientras que Mariángel que quedó tirada a un costado de la vía de donde fue recogida por un motociclista que la llevó a un centro de salud en Lorica. ¡después de permanecer 90 días en UCI volvió a la vida! ¡fue un milagro de Dios.

Nota: En la campaña que está prendiendo motores para ganar la gobernación de Córdoba y las alcaldías del departamento en octubre de este año, ningún candidato se va a comprometer a reducir las víctimas en siniestros viales, porque es un tema que no está en el radar de la opinión pública y debido a ello no produce votos, a pesar que se pierden vidas.

Nunca observaremos una protesta de menores de edad exigiendo mejores condiciones de movilidad porque es algo así como “El silencio de los inocentes”

 

error: Content is protected !!