Iván Duque: ¿El más despilfarrador de la historia?

Así cómo va de seguro superará el derroche histórico de su antecesor, el que tiró la Casa de Nariño por la ventana con la millonaria ‘mermelada’. Ahora quiere ser ‘monedita de oro’ para caerle bien a todos.

El gobierno de Iván Duque se ha convertido en uno de los más despilfarradores de la historia, después de su antecesor, Juan Manuel Santos, que es insuperable por lo que derrochó en mermelada. Así lo expresan los críticos a través de las redes sociales.

Este comentario se atizó debido a la innecesaria compra de 1.409 monedas protocolarias,  que según la explicación que da la propia Casa de Nariño, son para obsequiar como recordatorio a los visitantes a los amigos, porque estas “promueven la diversidad cultural y artística de nuestro país” y que de paso llevaría la firma del inolvidable mandatario.

 Lo que más llama la atención es el costo de esta inversión, 41.917.000 millones de pesos, dinero que se malgasta preciso en medio de la recuperación económica que acaba de afrontar el país, esto por los embates de la pandemia. “Si sobra ese dinero se podría invertir en al menos unos 1.000 mercados para muchas familias que lo necesitan y que se acuestan sin comer”, escribió un internauta en Twitter.

La explicación de la Casa de Nariño, a través de Víctor Muñoz, director del Departamento Administrativo de la Presidencia, es que es una costumbre entregar este tipo de recordatorios a visitantes ilustres que sean recibidos por el mandatario. Es decir, gastar para que nos recuerden.

Pero es que se pueden hacer estos desembolsos cuando no se tiene problemas económicos, necesidades apremiantes, se pueden regalar todos los detalles con lujosos detalles. No obstante, “el palo no está para cucharas”.

El gasto de esta moneda se produce a pocos meses de que el propio presidente Iván Duque le diera vía libre al descomunal gasto para el cambio de uniformes, colores de patrullas, aviones, helicópteros, y de las instalaciones de la Policía Nacional. Se hace preciso cuando la inseguridad en el país está en los picos más altos, esto por los hechos que vemos a diario, de atracos a plena luz del día, asaltos a restaurantes y la aparición tardía de las autoridades.

En una columna anterior expresamos un interrogante ¿Será que el cambio de uniformes, de color de las patrullas y de otros gastos aleatorios, le devolverá la seguridad y la tranquilidad a los colombianos?

La respuesta la dieron los hechos, que para nada los colombianos se han visto favorecidos con el cambio cosmético de la Policía. Es claro que esta transformación superficial se hizo para satisfacer el egocentrismo del actual director de la Policía, general Jorge Luis Vargas Valencia.

Ahora la pregunta que se están haciendo los colombianos por las monedas bañadas en oro tiene el mismo trasfondo, un claro cuestionamiento ante decisiones absurdas y derrochadoras.

¿Será que estas monedas en alto relieve, elaboradas en bronce, recubiertas con oro de 24 quilates, le devolverán la confianza a este Gobierno?

Después de esto que nos depara a los colombianos, que Iván Duque vuelva a invertir más de 6.382 millones de pesos en otro programa de televisión para mejorar su nivel de aceptación.

Es que, de nada sirve semejante inversión si sale dando tumbos y salpicando la suela de sus zapatos con la desagradable fetidez de sus malas decisiones.

Señor Presidente, los colombianos no queremos que usted regale monedas bañadas en oro a sus amigos, lo que más se quiere es que no siga metiendo las de caminar, porque la historia se las va a cobrar, y será cuando la Patria caiga en manos de los malhechores que rondan la Casa desde donde usted toma sus decisiones.

Por último, los policías en Colombia, para estar bien, sentirse bien, estar comprometidos, necesitan que les mejoren el Sistema de Salud, los sueldos a los patrulleros, que se acaben los montajes y las persecuciones en contra de los que denuncian a sus jefes corruptos. Además, que el director de la Policía sea un general sin tacha, sin acusaciones de secuestro o de informes oscuros.

No más cosméticos y más acción, para que este país no termine como la vecina nación, en poder de una tiranía corrupta y devastadora.

Tomado de: Elhomenoticias.com

%d bloggers like this: