“La estrecha ventaja de Rodolfo Hernández puede desaparecer rápidamente”: consultora internacional

Una investigación judicial, un temperamento explosivo y sus deslices verbales podrían ser las principales debilidades del candidato presidencial de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, según Eurasia Group.

Los resultados electorales del 29 de mayo en Colombia dejaron un mensaje claro: el país quiere un cambio. Políticamente lo representan Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, y, aunque el segundo tiene un mayor margen de crecimiento, sus posibilidades involucran a los partidos tradicionales que, en ese contexto, no son necesariamente una ventaja.

Estas son algunas conclusiones de un análisis de Eurasia Group, una firma líder en el mundo en consultoría de riesgo político y en mercados extranjeros para inversores, que centró su atención en Hernández, a quien describe como el “empresario populista” y al que consideran que es el que tiene mayores posibilidades de ganar en segunda vuelta presidencial.

Según el análisis, los votantes conservadores podrían llegar a acompañar al exalcalde de Bucaramanga en su aspiración y darle el 55 % de los votos, entre ellos sobresalen los de Federico Gutiérrez, que podrían aportar el 50 %.

“Pero la estrecha ventaja de Hernández puede desaparecer rápidamente porque es un candidato cuyas responsabilidades no han sido expuestas completamente; además, puede resultar siendo percibido como la opción preferida del partido de gobierno, la élite empresarial y parte del establecimiento político, en beneficio de Petro”, dice el análisis.

Hernández, con base en las encuestas, aún tiene un reconocimiento medio e índices de desaprobación bajos y puede atraer a los que quieren un cambio y a quienes no quieren a Petro. En cambio, el crecimiento del candidato del Pacto Histórico puede estar mucho más delimitado, es ampliamente conocido y en términos de apoyos políticos puede apelar a los votos de Fajardo, aunque no le fue bien, y los descontentos de Gutiérrez o de su mismo contendor.

Aún así, de acuerdo con Eurasia Group, la victoria de Hernández está lejos de ser un hecho. “A diferencia de Petro quien está en la tercera campaña presidencial, Hernández es un candidato presidencial nuevo que recientemente se apartó de los debates. Surgió en el tramo final de la carrera y sus responsabilidades no han sido probadas. Esto incluye una investigación por corrupción (supuestamente benefició una empresa por la que su hijo hacía lobby cuando fue era alcalde), su violento temperamento (fue suspendido de su alcaldía por cachetear a un concejal), y deslices verbales (eligió a Adolf Hitler al confundirlo con Albert Einstein)”, afirman.

Sin embargo, recibir los apoyos de los otros candidatos presidenciales o partidos políticos, como ya ocurrió con el caso de Gutiérrez y parte del Centro Democrático, podría restarle a Hernández, debido a que empezaría a ser cuestionada su representación de un cambio político. Una situación que según analistas va a ser utilizada por su contradictor para restarle ventaja.

De acuerdo con la consultora, a los electores colombianos les interesa una agenda de gobierno que combata la corrupción, pero también que incluya soluciones para el contexto económico que vive el país como la alta inflación que se ubicó en 9.23 % en abril, así como la tasa de desempleo que alcanzó el 12.1 % en el primer trimestre.

En términos económicos, como es especialmente el interés de los análisis de Eurasia Group, la consultora describe al candidato de la Liga de Gobernantes Anticorrupción como más proteccionista que Petro. Propone prohibir la importación de algunos productos agrícolas, cambios en los impuestos como bajar el IVA al 10 % sin deducciones o eliminar el 4×1000, entre otras reformas. Además, propone una pensión para todos los ancianos que no cubre el sistema equivalente a un salario mínimo.

Así las cosas, mientras Hernández debe buscar no ser visto como un candidato del establecimiento, Petro debe buscar presentarse como un candidato moderado y no de la extrema izquierda, como lo han presentado. No obstante, el exalcalde de Bucaramanga, según el análisis, afrontaría dificultades de gobernabilidad porque solo tiene dos representantes de su partido y ningún senador. El candidato del Pacto, por su parte, podría encontrar oposición para tramitar sus reformas en el legislativo.

Tomado de: Infobae.com