La Ronda de la unión y la alegría

 

 

Por Carlos Ordosgoitia Sanin

Alcalde de Montería

 

Es verdaderamente gratificante para el Gobierno de la Gente transformar la creación imaginaria de mundos concebidos desde los anhelos y los deseos, en un mundo real y distinto, en donde aflore lo mejor de la condición humana y logremos trocar las rutinas cotidianas, las amarguras y los rencores, en alegría.

Entregar la Ronda del Sinú de la margen izquierda logra este anhelo que he concebido en mi corazón desde siempre y convierte el sueño de 105 mil habitantes de las comunas 1 y 2 en una realidad. Esta maravillosa ronda se posiciona como un lugar de verdadera convivencia social, hermandad, recreación y esparcimiento familiar.

Los monterianos, y nuevos visitantes de la ciudad, hoy disfrutan de un espacio en el que reverberan los sonidos de la amplia y extraordinaria fauna que poseen nuestras bendecidas y fantásticas tierras, además de la maravillosa flora que embelesa nuestros sentidos.

Hemos puesto al servicio de las comunidades un espacio propicio para compartir, hacer ejercicio, disfrutar o simplemente pasear y relajarse con las impresionantes vistas del amanecer y la puesta del sol sobre el majestuoso río Sinú.

Causa verdadero placer manifestar que este maravilloso lugar, ubicado en el corazón del occidente de la ciudad, trae alegría a los habitantes de Montería y le ofrece un nuevo enfoque a la economía local; atrayendo turistas, que contribuirán a mejorar la microeconomía de los barrios aledaños al sector.

La Ronda significa un aumento del comercio y los negocios, generación de empleo y un impacto positivo en la vida cotidiana de los habitantes de la zona, que se benefician de la mejora en sus condiciones de vida.

Construimos una ciudad acorde con la evolución de la arquitectura mundial, en la que se le da a la biodiversidad el realce que se merece y se integra como factor determinante para el desarrollo.

El río nos une y en el Gobierno de la Gente le hemos dado toda la importancia a la integración de la margen izquierda, como parte fundamental de la ciudad. Pavimentamos vías neurálgicas para los barrios del occidente, adjudicamos el contrato para la construcción del Comando de Policía, luego de 40 años se construirá una nueva sede del Sena, tenemos los diseños y recursos para iniciar la construcción del tercer puente sobre el río Sinú y le apostamos a un centro de alto rendimiento deportivo con la Villa Olímpica de occidente, la que tiene un avance de ejecución de más del 90 %.

La Ronda es el claro ejemplo de ese cambio que le hemos venido dando a Montería, porque tiene impresa la esencia de propender por el bienestar de todos, alimentar la fe y la esperanza y contribuir a la generación de conciencia ambiental; sobre todo, en estos tiempos de tecnología y consumismo, en los que se ha olvidado el valor de la naturaleza que nos rodea.

Consolidamos una ciudad acogedora en la que le hemos apostado a una Montería Grande sostenible, que conecta el desarrollo urbanístico y económico con la riqueza natural que poseemos. Sin duda, la Ronda nos ofrece una oportunidad única para experimentar la vida al aire libre, relajar nuestras mentes y corazones y abrirnos a la indescriptible magia de la naturaleza. ¡Disfrutémosla!