Los tres simples gestos que pueden evitar los rebrotes de la Covid-19

“Se puede prevenir una gran epidemia si la eficacia de estas medidas supera el 50%”, aseguran los autores de un estudio sobre las medidas para frenar la pandemia

La pandemia de coronavirus se ha extendido en casi todos los países del mundo desde que surgió por primera vez en China en diciembre de 2019. Muchos han sido los países que han implementado el distanciamiento social como una de las medidas claves para aplanar la curva. Sin embargo, cuando en muchos de los países donde en marzo o en abril la curva de contagios estaba disparada y pareció frenarse, están viviendo lo que ya muchos expertos consideran una nueva oleada, debido a los innumerables rebrotes registrados.

La evaluación del impacto del distanciamiento social impuesto por los gobiernos y de otras medidas para controlar una mayor propagación de la Covid-19 es urgente, especialmente debido al gran impacto social y económico de la primera. Un estudio, realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad de Utrecht y publicado en la revista PLoS Medicine, apunta a tres simples gestos que podrían detener los rebrotes de coronavirus, incluso sin una vacuna o un tratamiento para la Covid-19.

“Se puede prevenir una gran epidemia si la eficacia de estas medidas supera el 50%”, aseguran los investigadores. “Nuestros resultados sugieren que la difusión de información sobre la Covid-19, que lleva a la adopción individual del lavado de manos, el uso de mascarillas y el distanciamiento social, puede ser una estrategia efectiva para mitigar y retrasar la epidemia”.

Los investigadores argumentan que los gobiernos deberían educar al público sobre cómo se propaga el virus y crear conciencia sobre los roles cruciales de distanciamiento social, lavarse las manos o protegerse con mascarillas.

Los autores del estudio hacen espacial hincapié al distanciamiento social, del que aseguran que si se impone puede generar tiempo para que los sistemas de salud se preparen para una carga creciente de Covid-19. “El retraso en el número máximo de diagnósticos puede ser aún más largo y la altura del pico puede reducirse adicionalmente si la misma intervención se combina con medidas autoimpuestas que continúan después de levantar el distanciamiento social impuesto por los gobiernos”, aseguran.

Por ello, indican que crear conciencia sobre las medidas autoimpuestas como el lavado de manos y el uso de mascarillas “es crucial para controlar la epidemia en curso”. Además de las políticas de distanciamiento social, “los gobiernos y las instituciones de salud pública deben movilizar continuamente a las personas para que adopten medidas autoimpuestas con eficacia comprobada para abordar con éxito la Covid-19“.

“En términos prácticos, significa que el SARS-CoV-2 no causará un gran brote en un país donde el 90% de la población adopta el lavado de manos y el distanciamiento social que son un 25% eficaces”, añaden.

Tomado de: Elmundo.es