Tribunal Administrativo de Córdoba, fija para el 23 de octubre Audiencia de Pruebas dentro del proceso de nulidad electoral contra elección del alcalde de Cotorra Guillermo Llorente.

EL CTI determinará si la certificación aportada por el alcalde es o no original, y si la firma es autógrafa o si ha sido impuesta a través de cualquier otro mecanismo.

La audiencia arrojará luces al proceso de nulidad electoral contra la elección del alcalde de Cotorra, Guillermo Llorente, debido que a la diligencia judicial fueron citados, entre otras personas, el agente del Ministerio Público, y Miguel Ángel Sánchez Vásquez, Secretario General del Partido liberal.

El testimonio del Secretario del Partido liberal, es clave en el desenlace del proceso, porque como lo hemos venido informando, el alcalde de Cotorra presentó al tribunal una certificación del partido Liberal con la firma de Sánchez Vásquez, donde supuestamente el funcionario acredita que Llorente Petro renunció a tiempo a dicha colectividad y por ello no estaría inmerso en una posible doble militancia.

También es oportuno recordar, que Sánchez Vásquez envió al tribunal un documento donde certifica que, tras revisar la base de datos del partido, el actual alcalde de Cotorra Guillermo Llorente Petro, aparece afiliado a dicha colectividad y que nunca renunció al partido.

¿Cuál de las dos certificaciones es real?, es algo que solo el testimonio de Miguel Ángel Sánchez podrá aclarar. Ya le envió al tribunal una certificación que expresa lo contrario a la aportada por Llorente Petro.

El papel del CTI en el proceso.

Un oficio del mencionado tribunal dirigido al Cuerpo Técnico de Investigaciones, CTI, suscrito por el secretario de esa corporación, “se tiene que se comisiona al ente investigador para que “se sirva cotejar y determinar si la firma del señor Miguel Ángel Sánchez Vásquez, Secretario General del Partido liberal, tiene alguna tacha de falsedad”, no obstante, quien solicita la prueba requiere que el Cuerpo Técnico de la Fiscalía General de la Nación determine si el documento en cuestión (aportado por el alcalde),  es o no original, y si la firma es autógrafa o si ha sido impuesta a través de cualquier otro mecanismo digital o automático o mecánico.

Según el abogado demandante, la certificación entregada por Llorente Petro al tribunal no es original, y que se trata de una fotocopia autenticada, además –sostiene- que donde dice señora, debería decir señor, pues se está refiriendo a alguien del género masculino. Argumenta también que se evidencia en la imagen de la firma que la misma es impresa y no original, y que el nombre y número de cédula fueron montados con otro tipo de impresión.