Benítez, un Guardián de la Democracia. Un Análisis Necesario de lo que pasó en Córdoba el 13 de Marzo.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza

Twitter: Marchenojob

Luego de dos días del debate electoral, con los resultados en la mano y toda la tranquilidad del caso, es preciso hacer un análisis de dichas cifras en Córdoba, interpretando el sentir del pueblo expresado en las urnas el histórico domingo 13 de marzo.

Para nadie es un secreto, que los partidos políticos en este departamento están subdivididos por grupos, que actúan bajo lógicas y dinámicas propias, con opiniones e intereses que muchas veces se entrecruzan. Cito el caso del partido conservador, regentado por la Casa Burgos (Marcos Daniel Pineda – Wadith Manzur) y el grupo liderado por David Barguil (Liliana Bitar – Nicolás Barguil) o el Partido de la U, bajo la égida de Zulema Jattin, en el bajo Sinú (Titi Burgos); Jhon Moisés Besaile – Erasmo Zuleta (Saray Robayo), e incluso, con una Milena Flórez (esposa de Musa), apostándole a Ana Paola – Félix Gutiérrez, los nuevos jugadores que irrumpen en el escenario desde el San Jorge. El partido liberal, también tiene facciones, la que representan Arleth Casado – Juancho López y el grupo de Fabio Amin con el actual gobernador Orlando Benítez.

Mirando los resultados con detenimiento, es claro que el grupo liderado por Amín – Benítez, fue el de mayor crecimiento en los comicios pasados, logrando mantener la curul de Andrés Calle Aguas y jalonando otras figuras que jugaron un papel importante en la campaña política que acaba de finalizar. Es el caso de Joche Tous, quien obtuvo una importante votación y el médico Walter Gómez, así como la periodista Erly Rojas, quien comienza a formarse como una importante opción en lo local y en lo regional.

El otro aspecto, de suprema relevancia, es la actitud extremadamente respetuosa y garantista del gobernador Orlando Benítez, quien se convirtió en un verdadero “guardián” de la democracia regional. Los cordobeses habíamos asistido históricamente a debates políticos, donde los gobernantes de turno tomaban partido, imponiendo a familiares o amigos suyos como candidatos a las corporaciones públicas a un alto costo de gobernabilidad con efectos negativos para la plena ejecución de los planes de gobierno, perjudicando de paso a las comunidades que esperan respuestas y soluciones a sus múltiples y complejos problemas. Sin duda, la postura de Benítez fue la de un demócrata, un político decente y respetuoso, que no sólo dio tranquilidad a los miembros de la coalición que lo acompaña, sino a todos los actores políticos del departamento en este proceso, lo que significa, que lo de la “paz política”, no sólo es un discurso, es una auténtica filosofía y compromiso del gobernante del Palacio de Naín.

En lo que a este columnista concierne, la coalición de gobierno está sólida, no sólo porque gira alrededor de una administración que ha sabido mantenerla, actuando con total respeto y reconocimiento a cada uno de sus integrantes, sino además, porque se trata de un gobernador que está haciendo la tarea, que dialoga con todos los sectores, que no es soberbio, que sabe escuchar, que va a los territorios, que ha devuelto la confianza a los cordobeses y que goza de un alto nivel de popularidad y respaldo.  

%d bloggers like this: