Construyendo en Grande, Montería lo merece

 

Por Carlos Ordosgoitia Sanin

Alcalde de Montería

El propósito del Gobierno de la Gente desde el primer instante fue muy claro. En primer lugar, “no podemos estar bien si todos no estamos bien”, esa ha sido una de nuestras máximas para cumplir el objetivo de abrir la ciudad a las zonas que por muchos años esperaron por inversiones que dignificaran sus vidas. En segundo lugar, cimentar una Montería Grande que trascendiera en el tiempo, una ciudad visionada no a cuatrienios, sino a décadas.

Durante estos cuatro años de gestión, dos en medio de la pandemia, lo hemos dado todo y hemos honrado nuestra palabra de gobernar hombro a hombro con el ciudadano. Los monterianos pueden tener certeza de que hasta el último segundo del año continuaremos trabajando con la voluntad intacta y el mismo cariño hacia cada comunidad, porque queremos dejar a los próximos gobiernos una hoja de ruta robusta y sólida, con un banco de proyectos estratégicos con viabilidad, en fase tres o con la financiación asegurada.

Dejaremos listos proyectos superiores a los $120.000 millones para avanzar en temas importantes de infraestructura, vivienda, educación, seguridad, cultura, deportes, movilidad y seguridad alimentaria; todos desde nuestra genuina óptica de inversión social, para que el gobierno entrante desde el primer día no solo aplique sus políticas y acciones, enmarcadas en su Plan de Desarrollo, sino para que también tenga en sus manos una gestión importante que hemos adelantado desde el Gobierno de la Gente en comunión con las fuerzas vivas de la ciudad, las agremiaciones, la academia y sobre todo con los monterianos de a pie, que han alzado sus manos para exigirnos, ¡cómo debe ser!

Es así como dejamos el Puente del Sur, la Estación de Policía de la margen izquierda, la nueva sede del Sena en el occidente, la segunda fase del CIS – Universidad del Sur, el Imder y la viabilidad técnica para la puesta en marcha de la construcción del Mercado del Sur. Y temas tan importantes como la implementación del catastro multipropósito y el Sistema Estratégico de Transporte Público.

Así como $100.000 millones más de proyectos importantes como los colegios de Aguas Negras y El Cerrito, el hospital del norte, vías para seguir generando prosperidad en el campo y acueductos rurales.

Buscamos que Montería sea la ciudad núcleo de un área metropolitana, proyectando alianzas estratégicas hacia el Golfo de Morrosquillo y entendiendo la importancia que reviste el Golfo de Urabá en materia de puertos, impulso del turismo y la industrialización de la región. Buscamos ser protagonistas de grandes cambios, apuntándole también a la alianza con municipios costaneros para la operación de granjas solares y zonas francas.

Hoy, cobra total sentido nuestra apuesta al hermanamiento con la ciudad de David, en Panamá, con la que logramos una salida hacia el Pacífico, para abrir las fronteras a cientos de países y así lograr un magnífico beneficio en la comercialización de los productos de nuestros campesinos, empresas locales y emprendedores.

Los ciudadanos son nuestra razón de ser, de ahí que nuestra responsabilidad sea la de pensar a futuro para seguir saldando deudas históricas y consolidar el concepto de la Montería Grande sostenible, inteligente e incluyente. Esperamos que nuestra visión sea de buen recibo y compartida durante generaciones, con el propósito de aportar a las gestiones futuras y lograr que nuestra ciudad esté acorde con las dinámicas de las grandes capitales del mundo. Ejecutamos cada acción y proceso, planificando y construyendo en grande, porque Montería lo merece.