Declaraciones del ‘Ñoño’ Elías salpican, nuevamente, a las exministras Cecilia Álvarez y Gina Parody

En su declaración, el exsenador habló de los intereses que hubo en el contrato para la construcción de la vía Ocaña – Gamarra por parte de las entonces funcionarias del gobierno nacional.

El ventilador que encendió el exsenador Bernardo Miguel Elías, conocido como el Ñoño Elías, volvió a poner en el ruedo de las investigaciones contra el exdirector de la Agencia Nacional de Infraestructura, Luis Fernando Andrade, a las exministras Cecilia Álvarez y Gina Parody, por su presunta participación en el escándalo de Odebrecht.

De acuerdo con la confesión del Ñoño Elías, la exministra Cecilia Álvarez hizo movimientos para la adjudicación de proyectos que favorecieran la empresa brasileña y de paso sus intereses personales, especificando que hubo injerencia de su parte en el proyecto de la construcción de la vía Ocaña – Gamarra, entre los departamentos de Norte de Santander y Cesar, de los cuales tuvo conocimiento, en aquel entonces, el director de la ANI.

“El exdirector de la ANI me dijo que sabía el interés que tenía el Gobierno en ese proyecto y en especial la entonces ministra de Transporte, Cecilia Álvarez”, señaló Elías, durante su declaración.

En su confesión, el Ñoño Elías aseguró que participó de diferentes reuniones con directivos de la multinacional y funcionarios públicos de la ANI y del Ministerio de Transporte para concretar la firma del contrato de estabilidad jurídica que favorecía las condiciones de Odebrecht en Colombia.

“A mediados del mes de septiembre tuvimos una reunión en la que Martorelli aseguró que la ministra Cecilia Álvarez enviaría a dos emisarios para agilizar lo que estaba pasando en la ANI, porque el doctor Andrade tenía muchos opositores adentro; por eso mandaron a unos señores que se llaman Álvaro Gutiérrez y Fernando Álvarez, este último nombrado en la ANI por la ministra Álvarez y Andrade para que agilizara el tema del otrosí de Ocaña-Gamarra”, dijo el excongresista.

Asimismo, el exsenador contó que hubo varias reuniones entre Martorelli y Andrade para solucionar algunos inconvenientes o dudas ante la firma de los contratos, el cual le fue adjudicado a Odebrecht directamente en el 2009.

Después de lograr el cometido para favorecer a la empresa brasileña, Elías en su declaración agregó que luego de la firma del otrosí, los directivos de Odebrecht le pidieron acompañar lo que faltaba de esa gestión ante el Gobierno, pues el contrato ya estaba firmado, pero no la autorización presupuestal, ante lo cual él respondió: “Yo les dije que cumplí mi labor en la ANI. De ahora en adelante le toca con la ministra, que era su amiga. Buscaban firmar el Confis y el Conpes, firmaron el contrato sin el presupuesto. Le dije que eso era con el Gobierno”, confesó el excongresista durante la audiencia.

Dichas declaraciones coinciden con las realizadas por el exsenador Otto Bula, el pasado 27 de enero, en las cuales afirmó que, la exministra Cecilia Álvarez Correa tenía intereses en el contrato para la construcción de la vía Ocaña – Gamarra.

Bula indicó que se entregaron cuantiosas sumas de dinero para apoyar las campañas con el fin que favorecieran la entrega directa de la obra como un otrosí al contrato de la Ruta del Sol II.

De igual manera, manifestó que Andrade, la exministra de Transporte, Cecilia Álvarez Correa, el exsenador Bernando Miguel ‘Ñoño’ Elías y las directivas de Odebrecht acordaron como se recibirían esos dineros.

“Había una presión de decirle a Odebrecht que se necesita plata, entonces Odebrecht dice: ‘Yo necesito la seguridad de que se amarre ese otrosí’. Hay una reunión del señor Andrade, del señor Bernardo Elías, Martorelli y Correa, al siguiente día me llama Martorelli y me dice que nos reunamos en la oficina de él y me dice que necesita una empresa”, afirmó.

También mencionó que Álvarez supuestamente tenía intereses personales en el contrato y señaló que la Sociedad Portuaria, que pertenece a los familiares de la exministra de Educación, Gina Parody, tenía un predio clave en Gamarra que resultaría beneficiado.

“La que gestiona, la que empuja para que suba ese proyecto Ocaña – Gamarra a la ANI, era la ministra de Transporte y lo hacía porque tenía intereses personales y particulares en esa vía y por eso esa señora andaba con ese contrato debajo del brazo y lo sube a la ANI y empieza a promover el proyecto. Había un interés de la ministra porque en Gamarra, que es la zona limítrofe del rio Magdalena, habían comprado o iban a comprar un terreno, una finca, la Sociedad Portuaria de Cartagena, de la cual la ministra tuvo puesto en la junta y adicional uno de los dueños es la pareja, la señora Gina Parody. Lo que estaba buscando no era un beneficio para la nación, era un beneficio para ella, para esa empresa en particular. Por esa razón cambia las vías que eran prioritarias para la Ruta del Sol II”, dijo Bula.

Tomado de: Infobae.com

%d bloggers like this: