El dólar supera los $4.000 pesos en Colombia. “Devaluación progresiva y presión inflacionaria, los regalos de final de año”.

Por; Giovanni Carlos Argel Fuentes*

En la tercera y cuarta semana de noviembre de 2021, el dólar en Colombia osciló en el rango $3.923.53-$4.007.00. Ha sido el nivel de cambio más alto en los últimos 3 meses frente a la moneda norteamericana. Igualmente, representa el período más volátil, en términos de la tasa de cambio y frente a la canasta de monedas con la cual se establece paridad cambiaria en el país. La devaluación progresiva que se experimenta desde octubre 14 de 2021 a la fecha ha afectado el ingreso monetario de la población y en especial la situación de los más pobres. Ello, atendiendo, que las compras realizadas de artículos o productos con materia prima importada se encarecen o aumentan de precios por el aumento de la tasa de cambio.  A esto se suma la inflación creciente que se ubica en 4.58 puntos porcentuales y se traduce en aumento sostenido de precios de los bienes y servicios como en contracción temporal de las ventas empresariales.

Frente al comportamiento histórico, en octubre 14 el precio del dólar frente al peso colombiano se ubicaba en $3.725.75, a la fecha se ha incrementado el cambio en

$281.25, lo que significa una volatilidad del 7.54% en el trimestre.

Ahora bien, profundizando un poco más, la volatilidad que presenta la tasa de cambio y su medición por medio de la TRM, en la semana comprendida entre el 21 y 28 de noviembre, ha sido de $84.60 (2.16%), para los últimos 30 días se ubica en $242,03 (6.43%) y para todo el mes de noviembre, el aumento de la TRM fue

$223.69, representando una variación del 5.91%. Es evidente la pérdida progresiva de la capacidad adquisitiva de los consumidores y la prominente depreciación monetaria, que, en lo acumulado del año (es decir todo 2021), ya es del 16.77%.

En ese sentido, con niveles de pobreza monetaria en Colombia cercanos al 45.2% e informalidad en las regiones por encima del 60%, se consolidan estructuras que se radicalizarán sostenidamente con una tasa de devaluación por encima del 6% en el cierre de año.

En la misma vía y estudiando lo sucedido en esta semana (del 21 al 28 de noviembre de 2021), este ha sido el periodo más crítico que en el año ha presentado la paridad cambiaria en Colombia. Presiones cambiarias y el surgimiento de la nueva variante del Covid 19-Ómicron (B.1.1.529), se registran como las causas fundamentales de tal volatilidad.

Se puede evidenciar la movilidad del dólar durante el día 26 de noviembre de 2021.

Nótese que en la apertura del movimiento cambiario (8am), la divisa alcanzó un precio de $4.025 pesos. Después, pasadas las 8:30 a.m., bajó a $4.010,24 pesos. Y pasadas las 9 a.m., bajó a $4.006,36 pesos.

En notorio que el cierre la divisa se ubicó en $4.008,46 pesos, $38,97 pesos por encima de la TRM, el viernes 26. Que a esta fecha era de 3.969,49 pesos.

Recuérdese que la TRM de inicio de semana, fue de 3.923,53 pesos, representando un aumento de $84,93 pesos a la fecha. Este reflejo es producto del nerviosismo inversionista, por la inestabilidad en la reactivación económica del país y otras regiones del mundo causado esta semana por los anuncios de la aparición de la nueva  variante  del  Covid.  De  la  misma  forma  se  sumaron  las  presiones inflacionarias y las negociaciones en el mercado bursátil de la empresa Nutresa S.A, en estos días.

Ahora bien, conceptualmente téngase presente que, en Colombia la tasa de cambio representativa del mercado (TRM) es el indicador cambiario que representa la paridad entre pesos colombianos y dólares de los Estados Unidos. La TRM se calcula con base en las operaciones de compra y venta de divisas entre intermediarios financieros que transan en el mercado cambiario colombiano, con cumplimiento el mismo día cuando se realiza la negociación de las divisas. Indica el Banco de la República que actualmente la Superintendencia Financiera de Colombia calcula y certifica diariamente la TRM con base en las operaciones registradas el día hábil inmediatamente anterior.

Cuando esta tasa aumenta, se produce Devaluación y cuando disminuye Revaluación  monetaria. Dos fenómenos macroeconómicos  que, sumados a  la dinámica inflacionaria, anteriormente citada, como a su vez a la evolución de la tasa de interés; afectan el crecimiento de un país como la estructura de las ventas empresariales en los distintos sectores, entre otros aspectos.

Los efectos actuales del aumento de la TRM, impactan positivamente a los negocios de los exportadores y de forma negativa a los importadores, finalmente afectan al ciudadano normal en sus ingresos personales, destruyendo el ahorro y la capacidad adquisitiva en el tiempo.

¿Qué sucederá el resto de año 2021 y proyecciones a 2022?.

Conforme a los análisis y pronósticos definidos en nuestra Facultad, se estima un comportamiento del cambio que oscilará entre $3.800 y $3.950, siendo $3.875 la respuesta promedio. Prácticamente se sostiene la tasa de depreciación monetaria promedio para final de año. Si bien, controles monetarios como aumentos en la tasa de interés y fijaciones en los topes de créditos, control del gasto público; sostendrán una inflación a la baja en los próximos trimestres e igualmente de la tasa de cambio; habrá otras actividades que impulsarán un rebote aumentativo de la TRM en el primer trimestre de 2022.

Debemos recordar que el año 2021 se ha caracterizado en Colombia, por ser un período postvacuna, de progresivo ensanchamiento sectorial, recuperaciones agresivas desde un proceso de reactivación económica, inestabilidad fiscal, pérdida del grado de inversión ante calificadores de riesgos, caída de una reforma tributaria progresiva y un dólar con máximos históricos. Esto aumentó la inflación y desestabilizó al sistema exportador en los primeros trimestres del año 2021, como también en parte, impactó al mercado laboral, especialmente por la baja generación de nuevo empleo y la poca capacidad de recuperar los empleos faltantes y perdidos durante 2020.

Así las cosas, Se espera entonces un mayor control de la tasa de cambio por parte del Banrep, teniendo presente los negocios entre Interconexión Eléctrica S.A. y Ecopetrol por US$3.700 millones, sumado a la llegada de capital del Fondo Monetario Internacional (FMI) por US$2.900 millones. Habrá a su vez un mayor flujo de dólares en el país para finales de año producto del aumento del cambio, lo cual se vuelve atractivo para los inversionistas extranjeros. Es de resaltar que solo en el primer semestre, como se muestra en la Gráfica No 3; se evidencia el aumento de la tasa de devaluación y el tipo de cambio ($3.446.46 en enero a $3.794 en septiembre).

Durante los primeros 10 meses del año el dólar ascendió en $362,28. En el primer semestre  creció $324,17, mientras que  durante  todo  el mes de  noviembre  la depreciación ha sido de $223.69, como se había indicado anteriormente.

De otro lado, teniendo presente la perspectivas al cierre de año y durante 2022, estudios de S&P Global Ratings, realiza interesantes aportes frente a los pronósticos    de PIB e inflación    de    Colombia en    el    marco    del    panorama devaluacionista evidente.

Proyecta S&P un crecimiento del PIB de Colombia del 8% este año, dato que mejora desde 7% de su pronóstico anterior.

El Cuadro No 1, muestra las proyecciones realizadas. Se evidencia un crecimiento del país moderado, para 2021 (8%), 2022 (3%), 2023 (3.3%) y 2024 (3.2%). Según el reporte y las proyecciones, será la segunda economía en América Latina y el Caribe con mayor crecimiento los próximos 3 años. Esto se deberá a un mayor control monetario de la inflación en el primer y segundo trimestre del año 2022, el mejoramiento de las exportaciones de petróleo, el aumento moderado de las tasas de interés, la recuperación fiscal y la estabilidad macroeconómica general a partir de la generación de empleo, vía inversiones públicas y fortalecimiento de la industria privada.

Anota la calificadora de riesgos, que la economía probablemente se ralentizará por un menor consumo el próximo año, producto de la inflación que se sostendrá cercana al 4.58% como este año. Sin embargo, las medidas monetarias que tome el Banco de la República, logrará llevar el incremento de precios, cercano al 3.5% en el primer trimestre.

Las proyecciones de S&P sobre la inflación, muestran lo anteriormente manifestado.

Como puede observarse S&P ve la inflación en Colombia para 2021, en el 5,5%, muy lejana del rango meta del Banco de la República (4.88%), para el año 2022 se proyecta en 3.5% y para los años 2023 y 2024 en el 3.0%. Esta moderación y control a la inflación, devolverá capacidad adquisitiva, estabilidad en el ingreso y mejoramiento de las ventas empresariales. Es de anotar que este control inflacionario también responderá de un control cambiario en el mediano plazo, a partir del crecimiento de las tasas de interés.

Cabe destacar en las proyecciones de S&P que Brasil, Chile y Colombia regresen a  sus  niveles  de  PIB  antes  de  la  pandemia  en  la  segunda  mitad  de  este año. Mientras que México y Perú lo harán a principios de 2022 y Argentina hacia fines de 2022. Datos tomados de:

https://www.valoraanalitik.com/2021/10/11/sp-incrementa-pronosticos-pib-inflacion- colombia-2021/

%d bloggers like this: