El fortalecimiento de lo nuestro

Por Carlos Ordosgoitia Sanin
Alcalde de Montería

Permítanme comenzar con una frase que me conmovió en un diálogo que sostuvieron la gestora social Antonella Vega y su equipo, cuando diseñaban toda la agenda cultural; preguntaron si con todo lo planeado se “rescataría la cultura” y a paso seguido la Gestora, en el sentimiento más profundo y certero ante esa afirmación por parte del equipo — y es lo que reflejo como importante, sintiendo que nuestra cultura está viva, es la esencia de lo que somos y la recordación de nuestro origen Zenú — afirmó: “Nuestros gestores culturales en toda su esencia nos han enseñado, y más en estos complejos dos años, que la cultura no requiere rescate alguno, requiere fortalecimiento, y es ese nuestro objetivo”.

Nuestra tradición se convierte en el tesoro que recoge las costumbres, creencias y expresiones que nos caracterizan como monterianos. Identidad sociocultural que estamos en la obligación de seguir propagando y masificando entre nuestros niños, niñas y jóvenes, a quienes estamos involucrando como principales actores de la cultura y quienes a futuro serán los llamados a transmitir ese legado histórico de nuestra tierra.

Construimos una Montería Grande, valorando la cultura como uno de los pilares del desarrollo social y urbanístico que estamos llevando a todos los rincones del municipio, porque el progreso no solo se ve reflejado en fachadas, sino también en la felicidad del ciudadano. Y qué mejor que la cultura para tal fin.

También le apostamos a la recreación y el deporte. Miramos hacia los barrios e invertimos en parques y escenarios deportivos. Logrando así cerrar ese círculo de insatisfacción, de hace muchos años, para brindar nuevas alternativas y espacios para el desarrollo de las actividades recreo deportivas y la realización de eventos artísticos.

Muestra clara de ello es lo que logramos con “Montería me sabe a Tradición”, actividad en la que se integran oportunamente los sabores de nuestra gastronomía con música, danza y tradición oral; resaltando el origen campesino y la variedad de productos salidos de nuestros valles.

Las Fiestas del Río volverán a ser presenciales, luego de dos duros años, en los que nuestro gobierno se enfocó en salvar vidas. Llegó la hora de salir y compartir en familia nuestras fiestas, de bailar en las comparsas y de llenar de color y magia las calles de la ciudad.

Además del fortalecimiento de nuestra cultura, este tipo de iniciativas son fundamentales para el proceso de transformación económica de la ciudad. Generamos empleo y apoyo al emprendimiento, con el propósito de salir de las dificultades económicas que nos dejó la pandemia. Buscamos todas las alternativas para darle un soporte económico a las familias que como base de su sustento tienen ese arduo trabajo de no dejar que se apague la llama que contiene toda nuestra tradición, esas que con su aporte cultural nos irradian sentido de pertenencia.

En el Gobierno de la Gente somos la voz de todos, no de unos cuantos, lo que nunca antes en la historia de la ciudad se había vivido. Le devolvimos la fe y la esperanza a los monterianos, haciéndolos protagonistas del crecimiento integral y sostenible de nuestra Villa Soñada, la que está tallada cual pedestal sobre el valle de espléndido azul y la que es heredera inmortal del majestuoso y raudo río Sinú.