Enciendan una luz por aquel familiar, vecino, o conocido que perdió la vida en un siniestro vial.

Hoy se celebra el Día mundial en Memoria de las Víctimas de Siniestros Viales.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

El mejor homenaje que le podemos hacer a las miles de víctimas en sinestros viales, además de recordarlas, es seguir insistiendo para que los gobiernos ayuden a transformar la cultura de la seguridad vial, y que el Congreso de la República apruebe con mensaje de urgencia la Ley de Seguridad Vial, llamada “Julián Esteban” (en memoria del niño ciclista admirador de Egan Bernal que perdió la vida en la vía Zipaquirá-Cajicá), la cual busca que las vías sean más seguras implementando una política pública de seguridad vial.

En el Retiro de Los Indios corregimiento de Cereté, muchas cosas cambiaron después de aquella trágica noche del 3 de junio de 1917, cuando Claudia Guerra Sánchez, junto a sus dos hijas, Esther y Valeria, perdieron la vida al ser arrolladas por un vehículo conducido en exceso de velocidad, cuando salían de una iglesia y se disponían a pasar la calle.

Todavía, en el pueblo se preguntan ¿Por qué una señora tan buena, humilde y entregada a los asuntos de la iglesia, tenía que perder la vida junto a sus hijas de esa forma tan brutal? Estuve recorriendo las calles del corregimiento días después de aquel accidente, y observé que entonces muchas personas mantenían el luto en su interior y se referían al caso con tanta nostalgia, que la tristeza les apagaba las palabras. “Ahora se le tiene miedo a la carretera, a la velocidad de los irresponsables”, me dijo un morador del corregimiento.

La historia de este siniestro vial en el Retiro de Los Indios es una más en el álbum que registra luto y dolor de quienes han perdido un ser querido en las vías de Córdoba. Sueños frustrados, vidas apagadas, y una consigna que duele, “muertes que se pudieron evitar”.

El gobierno nacional acaba de prender las alarmas porque desde que comenzó la temporada de lluvias han fallecido más de 100 personas en medio de inundaciones, derrumbes y desastres naturales. Al tiempo, en un evento en Bogotá donde se les rindió un homenaje a las víctimas en siniestros viales, se conoció que a septiembre de este año han muerto en las vías del país 6.746 personas. Queda la horrible percepción que duelen e importan más las muertes por la emergencia de las lluvias. ¡Todas las muertes nos tienen que doler!

Solo en Córdoba, hasta el 10 de noviembre han perdido la vida en vías del departamento 308 personas (la cifra puede variar algo, según la fuente de la información). Hasta agosto en Montería habían muerto en sus vías 55 motociclistas. Duele que las autoridades, los gobiernos y amplios sectores de la vida nacional estén normalizando las muertes en accidentes de tránsito. ¿Quién dijo que las personas tienen que morir mientras se movilizan?

En Montería les rendiremos homenaje a las víctimas de accidentes de tránsito.

En el marco de los tres años de Burbuja Política, donde abordamos constantemente el tema de la accidentalidad vial, en coordinación con la Gobernación de Córdoba y la Alcaldía de Montería, se realizará un acto académico este martes 22 de noviembre, con la participación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, la Superintendencia de Transporte y de la experta Mary Bottagisio, directora de la Fundación Liga Contra la Violencia Vial.  

En el evento tendremos la oportunidad de escuchar el testimonio de Maríangel Castro Llorente, la niña que antes de cumplir 4 años sufrió un accidente de tránsito en la vía Lorica-al corregimiento La Peinada, cuando  la motocicleta en que viajaba en brazos de su mamá, Miguelina del Carmen Llorente, fue impactada por un vehículo. En el lugar del accidente murió su señora madres y ella volvió a la vida después de 90 días en Cuidados Intensivos.

Hoy a sus 15 años, con una lesión medular, es un ejemplo de vida, de transformación y de resiliencia. Maríangel nos necesita, porque en medio de su humildad y pobreza no tiene recursos para acceder a un tratamiento especializado que le ayude a seguir recuperando su movilidad.

Hoy se celebra “El Día Mundial en Memoria de las Víctimas de Sinestros Viales”. Enciendan una luz por el vecino que murió en un accidente en motocicleta, por el profesor que perdió la vida en la vía cuando se desplazaba a su institución educativa, por el niño que murió por la irresponsabilidad de un conductor borracho y por la madre comunitaria que no pudo sobrevivir cuando la motocicleta donde se desplazaba, chocó con un vehículo en la vía Montería (km 15)-Tierralta.