¿Fotomultas para recaudar, o salvar vidas?

 “A MOVAI, concesionario de tránsito de Montería le preocupa exclusivamente el tema financiero y jurídico. No está entre sus afanes salvar vidas en las vías” 

Definitivamente, el alcalde Hugo Kerguelén le cierra la puerta a las fotomultas. 

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

En el atardecer de la pasada administración, segunda semana de noviembre de 2023, el concesionario de los trámites de tránsito de Montería, MOVAI volvió a la carga ante el Tribunal Administrativo de Córdoba para que el municipio cumpla el contrato 424 de 2018 que tuvo otrosí en el 2019 (fotomultas).

El TAC admitió la demanda el 14 de noviembre de 2023 (Medio de control: Reparación directa).  Recordemos que este chicharrón lo heredó la administración del entonces alcalde Carlos Ordosgoitia de Marcos Daniel Pineda, quien firmó con MOVAI con la bendición de los concejales de la época en el año 2018 el contrato de concesión, con otrosí en el 2019. Ese año no se implementaron las cámaras de fotodetección, detección electrónica de infractores de tránsito (cámaras, software, comunicaciones y notificaciones).

En el gobierno de Carlos Ordosgoitia, la pandemia impidió que se implementarán las cámaras de fotodetección y tras el final de la emergencia, MOVAI presentó demanda contra el municipio en el Tribunal Administrativo de Córdoba exigiendo una reparación directa de más de dos mil 700 millones de pesos por la no implementación de las fotomultas.

Ordosgoitia buscó reformar las condiciones de la concesión prometiendo darle cumplimiento al contrato. Debido a ello MOVAI retiró la demanda ante el TAC. Sin embargo, el tema no avanzó y en noviembre del año pasado el concesionario volvió a emprender acciones jurídicas contra el municipio.

Hugo Kerguelén le cierra las puertas las fotomultas.

Tuve la oportunidad de hablar sobre este asunto con el alcalde de Montería, Hugo Kerguelén, quien, a pesar de reconocer la legalidad del contrato de concesión con MOVAI, les cierra la puerta a las cámaras de fotodetección en la ciudad. En una mesa de acercamiento con MOVAI el alcalde les manifestó que las fotomultas, como están planteadas hoy no van. El alcalde es consciente que eso genera un desequilibrio en el contrato, porque así quedó consignado en el 2019 en la concesión (fotomultas como fuente de pago), y señaló que está analizando que acciones se adelantan para llegar a un acuerdo con MOVAI en términos económicos y jurídicos.

 MOVAI demanda por el no recaudo. ¿Y la seguridad vial?

En los argumentos que expone el abogado apoderado de MOVAI aparece el siguiente texto, “Sucede que hay un servicio que no se ha iniciado (el número 5 de los acordados: detección electrónica). Señala además que “otro que se ha prestado de manera descontinua (el registro de infractores, debido a faltas continuas de personal de agentes de tránsito), algo que, además -sostiene la demanda- ha afectado dos servicios más (el de patios y grúas, pues la falta de control implica no solo la falta de emisión de comparendos y de imposición de multas, sino también la falta de inmovilizaciones, ya que solo pueden ser ordenadas por agentes de tránsito.

MOVAI insiste que en el contrato de Concesión 424 de 2018 no están dadas las condiciones para la recuperación del capital, como quiera que de manera consciente el municipio (concedente) ha omitido el cumplimiento de sus obligaciones para el componente de mayor ingreso, el de detección electrónica de infracciones, con 4 años y medio sin poder iniciarse. La operación debió iniciar en 2019.

Un simple análisis a los argumentos de la demanda, podemos asegurar que no estamos ante un conflicto por temas de seguridad vial, y que se trata de un asunto fundamentalmente jurídico y económico. Otra conclusión rápida es que en la preocupación de MOVAI solo hay números, debido a la lentitud de su caja registradora porque no están operando las cámaras fotomultas (los expertos de seguridad vial las llaman cámaras salvavidas, pero que a MOVAI les salvarían el saldo en sus cuentas bancarias).