Hallazgo fiscal por cuantía de $17 mil 655 millones determinó la CGR en el Complejo Cultural Nacional e Internacional del Porro en San Pelayo.


Foto: CGR

El proyecto desarrollado en San Pelayo se convirtió en una obra sin utilidad por deficiencias de planeación, sostenibilidad, funcionalidad y calidad: CGR.
El Contralor General de la República, Felipe Córdoba Larrarte, anda cazando elefantes por todo el país, y en Córdoba, exactamente en el municipio de San Pelayo, le puso la Lupa al Complejo Cultural Nacional e Internacional del Porro, que, según el ente de control, es un elefante blanco que se cae a pedazos y donde la CGR determinó un hallazgo fiscal por cuantía de $17.655 millones.
“Hicieron la obra, pero no tiene utilización y no tienen como sostenerla. Las barandas no tienen siquiera mantenimientos, y esto es un problema grave porque aquí se debe fomentar la cultura. No hay como generar el mantenimiento correspondiente, porque el municipio de San Pelayo no tiene como sostenerlo”, afirmó el Contralor, Felipe Córdoba.
En su visita a la obra encontró que la humedad está afectando a la infraestructura. Dijo que no hay utilidad y al contrario están generándose cada día más problemas por la falta de dotación y de mantenimiento, y por la mala calidad de los materiales