Historias de vida en el marco de la iniciativa Escuelas de Paz en el sur de Córdoba

Escuelas en Paz es una Estrategia que busca promover la participación y liderazgo de niños, niñas y adolescentes en las instituciones educativas del sur de Córdoba, al mismo tiempo que vincula a maestros y maestras para que aporten, desde su labor, a ese fortalecimiento de la participación y los liderazgos. Con esto, se pretende también transformar las prácticas violentas y discriminatorias que han sido naturalizadas y normalizadas al interior de las instituciones educativas, como la violencia basada en género, la discriminación, el bullying, la segregación, las formas de racismo, así como aquellas prácticas violentas que se ejercen por parte de los maestros y maestras hacia los niños y las niñas. Por ello, esta propuesta plantea el fomento de la participación y el liderazgo, como una posibilidad para mejorar los entornos de convivencia.

A continuación, compartimos las historias de algunas de las personas que han hecho parte de este proceso, como estudiantes, docentes, padres y madres de familia, y su experiencia respecto a cómo han afrontado los retos que ha traído la educación en pandemia.

FRANCISCO MIGUEL HERRERA YEPES

Francisco es un chico con necesidades educativas especiales, que hace parte de la iniciativa Puerto´s House de la Institución Educativa José María Córdoba, tiene 18 años de edad y cursa el grado noveno. La culminación de su bachillerato se vio obstruida por tres años de una enfermedad que lo retiró de las aulas, sin embargo, desde que recuperó la audición, volvió a las clases y aspira terminar ahora sin ningún inconveniente la secundaria.

Francisco vive en el barrio Santiago Sánchez de Puerto Libertador, un sector pequeño entre lo rural y lo urbano. Allí vive con mamá, papá y su sobrina de cinco años de edad, mientras su hermana vive en Medellín y estudia economía. Por su parte, él tiene el sueño de estudiar teatro y Derechos Humanos.

Durante el confinamiento se ha dedicado a hacer las tareas por medio de las guías que reclama él mismo en la Institución Educativa, en sus tiempos libres ayuda a su madre con las tareas del hogar, hace los mandados, barre, cocina, sale a caminar o va a investigar en internet, en casa de un profesor que vive cercano al colegio y le permite ir, en ocasiones, a conectarse desde su vivienda.

A veces me inspiro y pongo lo que tengo en el corazón, lo memorizo”. Tiene hobbies como hacer ejercicio, leer la biblia y componer canciones románticas en su cabeza. Este tiempo le ha enseñado mucho sobre el cuidado, quisiera compartir con sus compañeros y compañeras que este tiempo es para pasar más en familia, unidos y no referirse a los demás con gritos y a las “patadas”, todo lo contrario, de buena manera.

ABNER SAUL VILLEGAS VEGA

Nació en el municipio de Tierralta hace 58 años, dedicado desde la edad de 21 años a la docencia en diferentes cargos, docente de aula y en estos momentos directivo docente, rector de la institución educativa las Delicias del municipio de Tierralta.

“En estos tiempos de confinamiento he aprendido que lo más importante es la familia, que las cosas simples y cotidianas tienen un valor primordial en nuestra existencia que podemos vivir sin tener riquezas ni poder”.

Cuenta que para evitar interrupciones en el proceso educativo de los y las estudiantes, ha sido necesario reorganizar casi todas las actividades con el apoyo de los miembros de la comunidad, docentes  y  directivos  docentes,  acudiendo  a  una  comunicación

virtual muy débil, ya que la mayoría de las familias vinculadas a su institución no cuentan con acceso a redes sociales, internet o celulares inteligentes, lo cual no permite adelantar un desarrollo del trabajo en casa más eficiente.

Durante este proceso, el rector Abner destaca el compromiso de los padres y madres de familia, quienes recogen mensualmente las guías de aprendizaje y las devuelven debidamente diligenciadas en la sede educativa, sin embargo, esta labor ha sido otro de los grandes retos, especialmente a los de grados de primaria, teniendo en cuenta que muchos padres y madres de familia carecen de formación educativa, lo que evidencia una necesidad de las instituciones educativas a nivel rural.

La estrategia de Escuelas en Paz ha sido para él de gran importancia, ya que ha brindado, a docentes y estudiantes, herramientas que enriquecen el proceso de entregar a los padres de familia unas estrategias para mejorar la convivencia en familia, fortaleciendo los lazos familiares aun en la dificultad por la pandemia ocasionada por el Covid 19.

“Un mensaje a mis compañeros, estudiantes, padres de familia, es manifestarle que cuidemos a nuestra familia como el bien más preciado que Dios nos ha regalado, la vida es para vivir en paz y felicidad aun en los momentos difíciles, unámonos con la esperanza de un mejor mañana”.

LÁZARO MANUEL VILLALVA JARAMILLO

“He puesto todo el empeño en todas mis clases, en todas mis áreas de trabajo para que los estudiantes tengan un mejor conocimiento, y tengan como base los valores, el respeto, el cariño, el amor, y la responsabilidad”.

La esperanza de poder encontrarse de nuevo con sus estudiantes en el aula de clase, es lo que motiva día a día al profesor Lázaro Villalva, docente de ciencias sociales, que, tras treinta y dos años de trabajo como maestro en la Institución Educativa Palmira, entiende el cariño, la escucha, y el respeto, como dos aspectos que deben estar siempre presentes en el proceso formativo.

Palmira es un corregimiento rural, ubicado en el municipio de Tierralta, que por su lejanía con el casco urbano carece de buena señal que permita la comunicación telefónica o a través de medios virtuales. Es por esto que el profesor Lázaro, quien vive allí, ha asumido la tarea de conectar a los y las estudiantes con sus respectivos docentes, aunque esto le implique largos recorridos entre veredas para hacer las entregas de las guías de forma física.

“Yo hago esa parte de llegar a los padres de familia, organizar la entrega de las guías, estar pendiente de las personas que necesitan traer cualquier cosa a la institución, soy el encargado de hacer esos empalmes, y visitar las casas de los estudiantes”.

Durante este tiempo de cuarentena, el profe Lázaro ha aprendido a ser paciente, a “dejar las carreras”, sin perder de vista, que una de las grandes problemáticas sigue siendo la deserción estudiantil, especialmente para sus alumnos del grado cuarto, pues como director de grupo ha notado que acostumbrarse a estudiar en casa no ha sido fácil.

Sin embargo, la esperanza de que todo pase lo más rápido para estar de nuevo con sus estudiantes, ha permitido que el profesor Lázaro valore y aproveche de mejor manera el tiempo que comparte con amigos, compañeros y familiares.

“Todo esto nos lleva a que el día que volvamos, vamos a tener más compenetración con los niños, vamos a quererlos más y vamos a respetarlos más”.

YASMÍN YEPES

“En esta pandemia ha aprendido a tolerarme un poco más. A comprender a mis hijos. A conocerme a mí misma y saber de qué soy capaz de hacer”.

Yasmín nació en Marralú, una vereda del municipio de Ayapel, en el departamento de Córdoba. Le gusta trabajar y jugar al fútbol, es mamá de cinco hijos, muy dedicada e independiente y

emprendedora.

En este tiempo de pandemia ha aprendido a conocer las capacidades de  sus  hijos y a  ayudarles  con sus necesidades escolares, así que realizan las tareas en colectivo y cuando tienen alguna dificultad, acuden a los docentes por algún medio. Antes, sus jornadas de trabajo y horarios no le permitían compartir

mucho tiempo en familia, lo cual ha cambiado en el tiempo presente y le ha traído múltiples aprendizajes y cambios en la manera de compartir, así como dificultades en términos de acceso a un empleo. Yasmín ahora es mamá y profe.

En relación a la convivencia en estos espacios, no se desconocen los conflictos, sin embargo, siempre han logrado llegar a acuerdos. Han puesto normas para cuidarse todos y todas en casa y seguir los protocolos de bioseguridad. Además, hacer parte de la estrategia Escuelas en Paz significó una gran alegría y una oportunidad para ocupar el tiempo libre y adquirir nuevos aprendizajes.

“Si vamos como al principio, que todos acatamos las órdenes y estábamos pendientes a lo que dijera el presidente para cuidarnos y autocuidarnos. Sigamos así para que podamos superar definitivamente esta situación. Que tomemos las medidas necesarias porque ahora es cuando más tenemos que cuidarnos a nosotros mismos. Sigamos con el mismo entusiasmo y alegría y no perdamos la fe para tener una buena convivencia”.

%d bloggers like this: