Líderes y lideresas del Bajo Cauca antioqueño conocieron las rutas del proceso de restitución de tierras

 

Alrededor de 300 personas pertenecientes a organizaciones sociales, comunitarias, campesinas y étnicas de esta subregion de Antioquia, participaron en seis jornadas de socialización y recepción de solicitudes lideradas por la Unidad de Restitución de Tierras y apoyadas por el programa Colombia Transforma de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID.

La Unidad de Restitución de Tierras (URT) con el apoyo del programa Colombia Transforma de USAID, llevó a cabo seis jornadas comunitarias para socializar la ruta individual y colectiva del proceso de restitución, con el fin de que los líderes, lideresas y personas víctimas de despojo, abandono y desplazamiento forzado de tierras en Caucasia, Piamonte (Cáceres), Pindora (El Bagre), Zaragoza, Tarazá y Valdivia, pudieran conocer y apropiar las funciones de la URT con respecto a otras entidades, conocer sus derechos y los pasos necesarios para acceder a la restitución de tierras.

“Este es un ejercicio de descentralización para llegar directamente a los territorios y hablar frente a frente con la población víctima del conflicto armado y representantes de organizaciones sociales, comunitarias, campesinas y étnicas, con el fin de llevar a cabo un diálogo y retroalimentación que permitiera resolver inquietudes sobre el proceso de restitución de tierras”, expresó Ana Cristina Muñoz, directora territorial de la URT en Córdoba y Bajo Cauca antioqueño.

En este recorrido, se logró atender a más de 300 personas de manera directa, y a otras 1000 de manera indirecta. Además, se recibieron 55 solicitudes de restitución de tierras, lo que representa un paso importante en la lucha por la justicia y la reparación de las víctimas, permitiendo que la institucionalidad regrese a esas zonas donde convergen diferentes problemáticas, se recupere la confianza y se desarrollen acciones para transformar el territorio. Asimismo, brinda la oportunidad de acceder a información y formación necesarias para que renazca la esperanza en estas comunidades.

También se discutió la importancia de un acompañamiento multidisciplinario durante todo el proceso de reclamación, teniendo en cuenta los enfoques diferenciales, la acción sin daño y la intervención psicosocial. Esto permite comprender los impactos, tanto positivos como negativos, en un territorio con el fin de prevenir cualquier nuevo daño o perjuicio en el proceso, o en su defecto, implementar medidas efectivas de mitigación.

“Lo más importante a resaltar es que nos dieron información sobre las etapas de los procesos, a dónde se debe acudir, donde la comunidad debe seguir para poder hacer el proceso de restitución, entonces queda un poco claro el tema de las etapas, los pasos y esto es muy válido en este ejercicio”, manifestó Alejandro Montoya, líder de Valdivia.

Por su parte, Katy Ramírez, integrante de la Junta de Acción Comunal La Maturana, afirmó que: “Me parece muy importante porque sí se han presentado casos de despojo abandono de tierras y muchas personas no reclaman sus tierras por desconocimiento y qué bueno que venga la Unidad de Restitución de Tierras directamente a hacer acompañamiento para que esas personas se animen y quieran volver a sus territorios”.

La Unidad de Restitución de Tierras continuará con la ejecución de estas actividades directas en territorio en colaboración con otras instituciones y actores clave, con el objetivo de seguir avanzando en la búsqueda del goce efectivo de los derechos de las comunidades del Bajo Cauca antioqueño sobre sus tierras.

 

 

error: Content is protected !!