Luciana y Diego Fernando sacaron en las Pruebas Saber 11 un puntaje perfecto: 500 sobre 500

 

_Se trata de Luciana Rojas García, de 16 años, nacida y criada en Bogotá y de Diego Fernando Castaño, de 18 años, originario del Distrito de Buenaventura. Los dos jóvenes lograron el puntaje perfecto y obtuvieron 500 sobre 500 de los puntos posibles en las Pruebas Saber 11 del primer semestre del 2023._

Los dos quieren estudiar medicina, convertirse en investigadores y “aportar con conocimiento al mejoramiento de la sociedad y a quienes lo necesiten”. Para cumplir este sueño, desde hace años, siguen a su modo planes muy rigurosos y enmarcados en valores como la disciplina, el compromiso y el respeto.

Entre las 632.640 personas que fueron evaluadas el pasado 13 de agosto, la cifra más alta en cerca de 10 años de aplicación, ellos fueron las únicas en obtener ese puntaje perfecto. No se equivocaron en ninguna respuesta.

Cada uno explica cómo consiguió este resultado que los puso adelante de más de medio millón de jóvenes que presentaron ese día este requisito para graduarse de la educación básica secundaria.

*¿Cómo lo consiguieron?*

*Luciana Rojas García*

La formación de Luciana Rojas la adelantó en el Liceo Colombia Bilingüe de Suba. Para prepararse para esta prueba, realizó cursos ‘PreIcfes’ que la ayudaron a concentrarse para el tipo de prueba. Hizo simulacros y en internet consiguió tests que le sirvieron para familiarizarse y sentirse más cómoda al momento de presentar el examen.

“Trato de extraer de mi cerebro la información de manera activa y no tenerla ahí para leerla y releerla, sino cuestionarla activamente”, aplicando, como explica, métodos de estudio diferentes y técnicas distintas.

Ama los animales, disfruta de la lectura y de hacer deporte, se levanta temprano para tener tiempo de leer, sacar a su perro y entrenar tenis, antes de entrar a clase, y en las tardes, siempre tiene tiempo para estudiar.

“Hay días en los que quiero estudiar biología y otros en los que quiero estudiar otra cosa, no sigo una rutina como tal”.

Sus compañeros se emocionaron mucho al conocer el puntaje que sacó: “También están muy felices, ellos y yo tenemos la capacidad de admirar al otro. Todos estamos cumpliendo nuestros sueños”.

Afirma que existen muchos caminos diferentes para alcanzar las metas y que la prueba no es una prioridad para todos.

“Compañeros míos están haciendo procesos artísticos admirables y otros obtuvieron los resultados necesarios para ingresar a la universidad a las carreras que quieren, a todos nos fue muy bien”, cuenta la joven.

A Colombia le hace falta más pensamiento crítico para avanzar, opina la estudiante: “Ser capaces de cuestionar la información que llega a nuestras manos”.

Dice que también es necesario aprender a entender las perspectivas de otras personas, pues ha sido una dificultad histórica como país.

Para Luciana, una de las cosas más importantes que debe hacer el sistema educativo es fortalecer la capacidad de los estudiantes en utilizar los conocimientos que obtienen de los contextos, el internet, las lecturas y las conversaciones para aplicarlos en la solución de problemas.

Dice que es necesario reforzar los valores del respeto y la empatía en los jóvenes, porque al ser un país pluridiverso, no existe una sola perspectiva y la propia no debe ser la única, ni la verdadera, ni la de más valor.

Finalmente habla de la curiosidad como un pilar fundamental para salir adelante, pues gracias a ese impulso nunca se deja de aprender en la vida.

“Preguntarse ciertas cosas nos lleva a otro nivel de conocimiento que, del mismo modo, nos lleva a otra dimensión para interactuar con el mundo en el que vivimos”, opina Luciana.

error: Content is protected !!