Primera Cumbre de Educación Ambiental reunirá a más de dos mil personas en Bogotá

 

_Durante los días 25 y 26 de noviembre, se buscará conformar un gran movimiento en red para transformar ambientalmente el país._

Más de dos mil niñas, niños, jóvenes, maestros y representantes de organizaciones campesinas, pueblos indígenas, comunidades afrodescendientes, corporaciones autónomas y otros actores institucionales se darán cita durante dos días, 25 y 26 de noviembre, en la Primera Cumbre Nacional de Educación Ambiental para compartir experiencias e iniciativas regionales en esta materia.

“Queremos que de este gran encuentro no solo salga la ruta, el trabajo y el insumo para la actualización de la Política Nacional Ambiental, sino un gran movimiento nacional de educación ambiental en red construido para transformar el país”, dijo la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad.

“La educación ambiental debe ser una prioridad en las escuelas del país, porque fortalece las competencias ciudadanas y socioemocionales desde una perspectiva del cuidado de sí mismo, el cuidado del otro y el cuidado de la naturaleza”, manifestó la ministra de Educación, Aurora Vergara.

Reiteró que “el compromiso de fomentar desde el Gobierno Nacional una educación de calidad, que contribuya a la protección de la vida y a la construcción de sociedades sostenibles, justas, equitativas y en paz”.

*Una política ambiental para la vida*

El Gobierno del Cambio decidió actualizar la Política Nacional de Educación Ambiental por una normativa que responda a la acción climática, incorporando de manera decidida los enfoques de derechos humanos, intergeneracionales, diferenciales, étnicos y de género.

Esta nueva política lleva más de un año consolidándose en los territorios, mediante encuentros con diferentes sectores en el marco de la estrategia ‘Poder Pedagógico Popular’ y seguirá su camino de construcción en la Cumbre Nacional, que se realizará en la sede de la Universidad Nacional en Bogotá.

“En este Gobierno proponemos una política que tenga en cuenta la adaptación y mitigación al cambio climático, la resiliencia climática y la restauración ecológica, que responda a los nuevos desafíos del planeta y además le permita al individuo, más allá de comprender las relaciones de dependencia con su entorno, aplicarlas y enseñarlas a otras generaciones desde su práctica diaria”, puntualizó Muhamad.