Seguridad vial, disciplina ciudadana a rescatar

Por Carlos Ordosgoitia
Alcalde de Montería

La pandemia provocó millones de muertes en todo el mundo y hoy no solo tenemos el privilegio de estar vivos y de seguir luchando por nuestros sueños, sino también desde el Gobierno continuar avanzando por nuestra gente.

Hoy existe una preocupación como sociedad y es el incremento de las muertes por accidentes en las vías. A medida que se retorna a la normalidad y los ciudadanos vuelven a sus actividades cotidianas, se incrementa la movilidad y la seguridad vial se convierte en un asunto de suma conciencia y disciplina.

La preocupación se extiende a todo el país. Según el Observatorio de Seguridad Vial en Colombia, el año pasado fallecieron 7270 personas a causa de accidentes en las vías, lo que significó un incremento del 33.2% con relación a las cifras reportadas en 2020, en Córdoba las cifras en 2021 fueron de 232 personas fallecidas para un incremento del 28.8% y en Montería perdieron la vida 67 personas, 24.07% más que en 2020. La mayoría de estos accidentes ocurren en vías nacionales.

La seguridad vial es un conjunto de elementos en el que todos los actores estamos obligados a respetar las reglas actuando con prudencia para evitar desenlaces lamentables o fatales. El comportamiento humano es fundamental en la incidencia de accidentes. Exceso de velocidad, desobedecer las señales de tránsito y conducir bajo los efectos del alcohol, son las principales causas.

Sabemos que como Gobierno debemos velar por garantizar a nuestros ciudadanos vías seguras y señalizadas, senderos peatonales libres de obstáculos, semáforos en buen estado, ciclorrutas y pedagogía. Sin embargo, todo este esfuerzo que hemos ejecutado como Gobierno no cobra ningún sentido si los actores viales infringen las normas de tránsito.

Con ‘Guardianes de la Movilidad’ en las calles enviamos un mensaje de prevención para el cuidado de los peatones y evitar la obstrucción de los pasos peatonales; mejoramos la señalización de la ciudad con ‘Movilidad Segura’, programa en el que se ha invertido en 686 nuevas señales verticales, 6.525 m2 de demarcaciones y la instalación de 3.795 dispositivos de regulación; además reforzamos el aprendizaje de las destrezas de conducción de motocicletas con cursos teórico-prácticos en las calles.

Entendiendo la importancia de la educación vial como principal elemento para la mitigación de la ocurrencia de accidentes, lesiones y mortalidad, hemos sensibilizado en seguridad vial a más de 10 mil personas, llevando nuestro mensaje de conciencia ciudadana a la zona urbana y rural, a las aulas y a las calles, al comercio, al transporte público, a ciclistas, motociclistas, dada la complejidad del fenómeno y la diversidad de actores implicados.

Por primera vez en Montería una administración mantiene activo, desde el primer día del año, el convenio con la Policía de Tránsito, que permite realizar labores de prevención y control de la movilidad. Además, seguimos impactando en el comportamiento humano de los actores de la movilidad con más de 91 capacitaciones en diversos temas.

El reto persistente de alcanzar una movilidad segura, es un acto de voluntad propia de la ciudadanía en todo su conjunto. Todos tenemos la responsabilidad de contribuir a la seguridad vial como un acto de amor propio y de respeto a la vida.

%d bloggers like this: