UN NUEVO AÑO

Por: Joche Tous

¿Cuánto tiempo nos queda? Es quizá una pregunta que todos los seres pensantes nos hemos hecho en más de una ocasión, y tal vez más a menudo nos lo preguntamos durante los últimos dos años.

Lo único cierto de todo es que aquí seguimos y nos encontramos ad portas de iniciar un nuevo ciclo, 365 días que se convierten en un reto, y la posibilidad de empezar de nuevo.

Aunque mucho se ha debatido acerca del por qué un año tendría que ser especial en nuestra vida, siendo tan solo una unidad establecida por el hombre para tratar de darle su propio orden al curso natural de las cosas, es innegable que el hecho de poder hacernos a propósitos específicos, trazarnos metas, iniciar proyectos o finalizar aquellas tareas en las que hemos trabajado durante largos períodos, se convierte en una ventaja desde el punto de vista motivacional, que de cierta manera nos facilita alcanzar tan añorados logros.

Si bien resulta pretencioso tener absoluta certeza de lo que nos depara el futuro, lo que sí es seguro es que podemos trabajar para que se nos dé de la mejor manera. Crear estrategias, prepararnos, planear, estudiar, entrenar y visualizar, entre muchas acciones más acordes a lo que sea que queramos alcanzar, pueden marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso.

Aunque soy hombre de fe, y creo que todo sale mejor si lo ponemos en manos de Dios, no está de más poner todo de nuestra parte para darle una ayudita al Todopoderoso, en su labor como padre que lucha por vernos realizar nuestros sueños.

Queda menos de una semana para que finalice 2021, muchos ya habrán definido y hasta programado mes a mes su nuevo año, e igualmente habrá quienes ni siquiera han pensado en ello y ese podría ser quizá, un buen primer propósito. Pensar en un mejor futuro, en ser mejores personas, perdonar, amar con más intensidad, ser más felices y hacer felices a quienes nos rodean.

Pagar aquella deuda que hemos aplazado, o al menos comenzar a hacerlo; cumplir con las obligaciones que un mal día decidimos ignorar pero que se han ido acumulando y hoy pesan en nuestros hombros, ordenar nuestras vidas desde lo más simple hasta lo complejo y hacer lo posible por que cada minuto que pasemos en este mundo valga la pena, no solo para nosotros mismos, sino para una sociedad a la que todos tenemos el poder de ayudar a mejorar hasta con el más pequeño de los actos, siempre y cuando obedezca a un noble propósito.

Puede que nunca sepamos cuanto tiempo nos queda, lo que sí está en nuestras manos es lo que podemos hacer con él, decidir cómo seremos recordados, ser un buen ejemplo para quienes siguen nuestros pasos, estar ahí para quien nos necesite, servir más allá de nuestros intereses o mezquindades, y entregar siempre lo mejor sin esperar grandes retribuciones.

Hagamos que éste no solo sea un nuevo año, trabajemos en sociedad, en familia y como individuos para que sea un gran año, un gran nuevo inicio, una nueva historia.

Feliz Año 2022

%d bloggers like this: