Visto bueno a la vacuna en forma de aerosol

Desarrollada por la Universidad de Hong Kong, ha sido una de las cinco elegidas por el Ministerio de Ciencia y Tecnología para un análisis más profundo.

La Universidad de Hong Kong anunció este miércoles que ha aprobado para ensayos clínicos una vacuna contra el coronavirus en forma de aerosol nasal. Desarrollada por el Departamento de Microbiología de la universidad, junto a otras instituciones del país asiático, es la primera vacuna de este tipo contra la COVID-19 que ha recibido el visto bueno de la Administración Nacional de Productos Médicos para pruebas clínicas en humanos en China.

La institución educativa reveló que su estrategia de vacunación fue elegido como una de las cinco escogidas por el Ministerio de Ciencia y Tecnología para un análisis más profundo. También han participado en el proyecto el Principal Laboratorio Estatal de Enfermedades Infecciosas Emergentes, la Universidad de Xiamen y la empresa farmacéutica Beijing Wantai Biological Pharmacy.

Anteriormente, China ya había aprobado los ensayos en humanos de una candidata contra el coronavirus cultivada en el interior de células de insectos, lo que permitía una producción a gran escala más rápida, según explicaron las autoridades de Chengdu.

Probadas dos vacunas chinas en “cientos de miles” de personas

Además de esta noticia, un directivo de una compañía biotecnológica ha revelado que China ha suministrado ya a “cientos de miles” de personas dos vacunas experimentales que parecen ser seguras y eficaces. “Se ha vacunado a cientos de miles y ninguno ha mostrado ningún efecto adverso evidente ni se ha contagiado“, aseguró el secretario de la Comisión para la Inspección de la Disciplina del Grupo Nacional de Biotecnología de China (CNBG), Zhou Song, en una entrevista con la emisora oficial Radio Nacional.

Zhou también aseguró que las dos vacunas candidatas desarrolladas por CNBG, filial de Sinopharm, ofrecen una inmunidad de hasta tres años: “Ahora mismo, basándonos en los resultados de los experimentos en animales, de las investigaciones por fases y en vacunas que utilizan tecnología similar, no hay dudas de que la inmunidad puede durar entre uno y tres años”.

Estas vacunas, según el directivo, son las más utilizadas en un programa autorizado por Pekín a finales de julio para permitir el uso de vacunas que todavía no han sido aprobadas por los reguladores en grupos de riesgo alto, como trabajadores sanitariosdiplomáticos o empleados que desarrollen su labor en el extranjero. De hecho, Zhou señala que en el grupo de “cientos de miles” están incluidas “decenas de miles” de personas que trabajan en el extranjero, entre las que tampoco se habría detectado ningún contagio.

Actualmente, las vacunas de CNBG están llevando a cabo pruebas de fase tres en diversos países como Argentina, Perú, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Marruecos o Jordania.

Tomado de: as.com