532 CASOS SOSPECHOSOS DE COVID-19 FUERON IDENTFICADOS CON LA ESTRATEGIA PRASS EN MONTERÍA


La positividad de las pruebas rápidas aplicadas en los barrios fue del 33%, lo que indica que una alta porción de la población ha tenido contacto con el virus

Los cierres físicos en los barrios donde se establecieron cercos sanitarios se levantaron ayer, conforme al decreto que en su momento fue expedido por el municipio y que determinaba que estarían hasta el 3 de agosto. Sin embargo, el alcalde Carlos Ordosgoitia Sanin confirmó que eso no significa que estos barrios estén libres de contagio y que por lo tanto la actividad de rastreo y seguimiento se mantiene con el modelo PRASS: Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo y Sostenible.

“Ya las comunidades saben que esos barrios o corregimientos que hemos visitado son zonas de alto contagio, los vecinos deben estar alerta, porque el virus está allí en su sector y del comportamiento de cada uno depende evitar el contagio. Ahora lo que sigue es que cada persona, individualmente, se cuide, tome las medidas necesarias, proteja a los suyos y a los demás, especialmente a los adultos mayores que tienen otras comorbilidades”, expresó el alcalde.

Resultados PRASS

Desde la Gerencia COVID se entregó un balance de la implementación de la estrategia PRASS a través de las cuales se han realizado 15 intervenciones en barrios y corregimientos, donde se aplicaron 2307 pruebas rápidas, de las cuales 532 arrojaron resultado positivo, de los cuales 76 han sido atendidos por médicos y han recibido medicación de acuerdo a los síntomas y 252 se encuentran en seguimiento.

Hugo Kerguelén García, Gerente COVID en Montería, indicó que la positividad promedio en barrios fue 33%, lo que significa que una proporción alta de personas han estado en contacto con el virus. “Por eso intensificamos la labor de rastreo en esos sectores, que implica ubicar a los contactos estrechos de quienes están positivos o son sospechosos, para que ellos también estén alerta y así aislar, cortar la cadena de contagio y tratar los síntomas. Por eso las EPS son claves en este proceso, así como la ESE Vidasinú”, explicó.

Más de 1300 personas están en seguimiento
En las visitas a barrios se identificaron 1348 casos que están en seguimiento a través del rastreo telefónico, rastreo que permitió identificar nuevos casos y generar indicaciones de atención médica. Así mismo, el equipo de rastreadores conformado hasta el momento por 16 personas, han realizado 1850 llamadas a través del rastreo telefónico, en los que se han identificado 252 casos sospechosos.

Desde la gerencia COVID, se indicó que después de nueve días de intervención con PRASS, se ha logrado un aumento en el número de pruebas realizadas, la mortalidad muestra tendencia a la disminución que aún no es satisfactoria. “El promedio de edad entre los fallecidos por COVID-19 es de 68 años. Se debe incrementar el cuidado de los mayores de 60 años por parte de las familias”, insistió el gerente COVID.

En ese mismo sentido, la semana anterior, el alcalde Carlos Ordosgoitia, pidió a las ESP enfocar sus esfuerzos a la población vulnerable, mayor de 60 años que tienen enfermedades de base, que tiene comorbilidades que las EPS conocen.

Kerguelén García afirmó que el incremento de la vigilancia epidemiológica que se ha dado con la implementación de PRASS se verá reflejada en la disminución en la incidencia diaria de casos en las próximas semanas.

%d bloggers like this: