LA COALICIÓN EQUIPO POR COLOMBIA OFICIALIZÓ LA LEJANÍA ENTRE DUQUE Y ÁLVARO URIBE

En el restaurante Palo de Mango, ubicado en la zona rosa de Barranquilla se cocino el plato que llevo a Uribe a jugársela por Óscar Iván Zuluaga, decisión que conllevó a la ruptura entre el jefe del Centro Democrático y el presidente de la República Iván Duque, y es que en la política las traiciones y las pasiones tarde o temprano salen a relucir.

El primero en llegar al gran almuerzo de aquel sábado 15 de Enero fue el Ministro del Interior Daniel Palacios, quien sería interlocutor a través del falcon de Palacio con el presidente Iván Duque, quien había sido invitado como cabeza del partido de gobierno para estar informado de la evolución de la reunión y tener abierta su posible participación, como en efecto sucedió, a la mesa también llegaron el expresidente Álvaro Uribe, el candidato presidencial Óscar Iván Zuluaga y los pesos pesados de la bancada del Centro Democrático: Paloma Valencia, María del Rosario Guerra, María Fernanda Cabal, Fernando Araújo y Miguel Uribe, el nuevo cabeza de lista al Senado del partido.

Lo que no sabía Duque era que las cartas ya estaban jugadas y Uribe, el jefe natural del Centro Democrático tenía la decisión tomada: Óscar Iván Zuluaga iría solo en la carrera presidencial con el respaldo del Centro Democrático.

El portazo de Álex Char al negarse rotundamente a la posible entrada del candidato presidencial, Óscar Iván Zuluaga, al Equipo Colombia despertó la indignación del expresidente Uribe y varios integrantes del Centro Democrático, el partido que llevó a Iván Duque primero al Senado y luego a la Presidencia. La posición de Char podía leerse, aunque no se mencionara la palabra, como una traición. Finalmente el uribismo siempre había apoyado a los Char y la cercanía entre el expresidente y el patriarca Fuad Char se había hecho evidente en distintas circunstancias, algunas de éstas críticas. Sin embargo, sus hijos Alex y Arturo habían optado por moverse en otra órbita: la del presidente Duque.

Arturo Char fue un aliado incondicional del Gobierno nacional desde su presidencia al Congreso y desde la alcaldía de Barranquilla Álex fue tomando distancia de Cambio Radical y su jefe político Germán Vargas, para abrazar el poder presidencial. Uribe lo recordó y advirtió que su comportamiento de rechazo a Zuluaga era un abrebocas que prendía todas las alarmas.

Pero para el presidente la situación era otra. Duque había acompañado la idea del Equipo Colombia en el que veía su posible sucesor en las dos personas contemporáneas a él, los exalcaldes Alex Char y Federico Gutiérrez. En la baraja de sus opciones nunca ha estado Óscar Iván Zuluaga, con quien siempre ha rivalizado e incluso, en la llamada telefónica que sostuvo a través del ministro Daniel Palacios, le recordó en tono agrio momentos en los que no había contado con su apoyo.

Los asistentes al almuerzo del chef Quessep empezaron a destapar sus cartas y Daniel Palacios cumplía su misión: la de ser eco de su jefe, quienes no tenían en su libreto la posibilidad de que Zuluaga se lanzara solo y ni mucho menos un expresidente Uribe irritado, decidido a jugársela toda, como jefe de campaña, buscando reorganizar las fuerzas de derecha y centro derecha alrededor suyo. Sin hablar Uribe hizo sentir su jefatura, sin moverse un ápice de su decisión.

Entre tanto la senadora Paloma Valencia, aprovechó para expresar su incomodidad con la presencia de Dilian Francisca Toro en la Coalición –ajena al uribismo en sus prácticas y posiciones políticas y reiteró la importancia de ir con candidato propio.
Por su parte María Fernanda Cabal, quien había asistido por solicitud expresa de Uribe, tal como lo contó en un trino, se reafirmó en su posición, no disimuló su abismo con el presidente Duque y siempre consideró, desde que era precandidata presidencial, que el Centro Democrático debía competir con candidato propio, por fuera de cualquier coalición.

Con un comunicado preparado por el expresidente Álvaro Uribe, Óscar Iván Zuluaga lideró la rueda de prensa sólo informativa donde dio a conocer la decisión de no hacer parte de la coalición Equipo Por Colombia, ahora el expresidente Uribe tiene otro foco: su entusiasmo está en los nuevos nombres, jóvenes, que integrarán la lista al Congreso.
El expresidente repite el libreto que experimentó hace ocho años cuando lanzó los primeros jóvenes al Congreso, entre ellos a Iván Duque, un ejercicio que sin duda le entusiasma, mucho más que tenerse que probar en una coalición recién inventada en donde su candidato no ha sido bien recibido

%d bloggers like this: