La pandemia enseñó que sí es posible la matricula cero en las IES públicas del país como política pública de Estado: rectores

En medio de los ingentes esfuerzos individuales y colectivos que como Sistema Universitario Estatal, SUE, han hecho las universidades públicas para evitar la deserción de sus estudiantes y mantenerlos en el sistema, la pandemia enseñó que sí es posible la gratuidad de las matrículas en el 2021 y toma más fuerza aún con el escenario de alternancia y mediaciones virtuales que ha planteado recientemente el Gobierno, a través del Ministerio de Educación.

En ese sentido coincidieron el presidente del SUE y rector de la Universidad de Córdoba, Jairo Torres Oviedo; el rector de la Universidad de Pamplona, Ivaldo Torres Chávez, y el rector de la Universidad de Cundinamarca, Adriano Muñoz Barrera, durante el espacio Conéctate con la U, de la Unidad de Comunicaciones de la alma mater anfitriona, desarrollado el miércoles 30 de septiembre y que se tituló: Matrículas Gratis en 2021, ¿de qué y de quiénes depende?.

“En el contexto de las universidades públicas de Colombia, el 70 % de los 620 mil estudiantes que hoy están matriculados son de estratos uno y dos, en condiciones de vulnerabilidad. El esfuerzo que las universidades realizamos para este segundo semestre 2020, garantizando la gratuidad de las matrículas permitió que la deserción se haya reducido, porque, para nosotros lo importante y lo esencial es el acompañamiento a nuestros estudiantes, que significa ayudarlos a mantenerse en el proceso de formación, de ahí todas las gestiones que realizamos ante los Gobiernos, nacional, seccionales y locales”, sostuvo el rector de Unicórdoba y presidente del SUE, Jairo Torres Oviedo.

Torres dijo que el tema de la gratuidad está abierto y se seguirá desde el SUE haciendo las gestiones que correspondan frente al Gobierno, para que el próximo año se pueda garantizar la matrícula, mucho más importante si se tiene en cuenta el panorama económico del país, nada alentador, de acuerdo con los indicadores Dane de desempleo y que se profundiza mucho más en las regiones.

“Hay que seguir haciendo esfuerzos para garantizar que nuestros estudiantes se mantengan en el sistema de formación, y si no se hace sería un factor que agudizaría el drama social de miles de familias colombianas”, acotó el rector de Unicórdoba y presidente del SUE.

Para el rector de la Universidad de Pamplona, Ivaldo Torres Chávez, hablar de la matrícula cero ha sido una utopía desde la Ley 30 de 1992, para que la educación pública llegue de forma gratuita a la población joven de Colombia, con el mínimo costo. Recordó que precisamente desde el SUE se ha planteado la necesidad de la reforma de los artículos 86 y 87 de dicha legislación.

“Es importante hablar de matrícula cero, siempre y cuando esto se convierta en una política de Estado, que el Gobierno entregue los recursos suficientes y no que sea la universidad pública, que durante muchos años ha pedido y ha solicitado más recursos, sea quien aporte sus presupuestos, dejando de lado otras propuestas para el crecimiento institucional”, recalcó el rector de Unipamplona.

Dijo Torres Chávez que, el mensaje que se envió con las matriculas cero en medio de la pandemia, es que se puede obtener también cero deserción, a través de una política que permitió ofrecerle a las familias más vulnerables del país la oportunidad de que sus hijos puedan ser ingenieros, médicos, arquitectos, licenciados, con la calidad de la educación superior pública.

A su turno el rector de la Universidad de Cundinamarca, Adriano Muñoz Barrera, dijo que si la educación es un factor de desarrollo de los pueblos, esa misión le corresponde al Estado colombiano como derecho fundamental, pero hacerlo con calidad y de allí que el SUE ha predicado que las 32 universidades estatales de Colombia deben ser acreditadas y desde luego la matrícula financiada por el erario público.

“No vemos otra alternativa para que Colombia se desarrolle, para que consiga una transformación y una mejora desde cada uno de los territorios. Esperamos, obviamente, que en el primer periodo del 2021 en razón a que los efectos de la pandemia continúa, también la matrícula siga siendo cero, porque no tiene explicación que estando en la misma circunstancia se le dé un trato diferente a las familias, a los jóvenes y a nuestras provincias”, sostuvo Muñoz Barrera.

Para los tres rectores participantes en Conéctate con la U sí es posible una política pública de gratuidad sostenible, la idea se ha tocado como discurso popular para ganar adeptos. Sin embargo, ha hecho falta rigidez desde el Estado para disponer de los 800 mil millones de pesos que cuesta que los estudiantes de las IES públicas no paguen sus semestres, cifra que no llevaría a la quiebra al Gobierno y que puede lograrse a través de una reforma tributaria, la modificación de la Ley 30, o lograrlo desde el contexto constitucional.
“Sí hay recursos que nos permiten soñar con la gratuidad en la educación superior… en el marco más difícil que hemos tenido, como lo ha sido la pandemia, donde se paralizó la economía, hubo suficiente esfuerzo para la matrícula cero, pienso que en condiciones óptimas debe ser mucho más fácil”: aseveró el rector de Unipamplona.

El panorama y las posibilidades de la gratuidad quedaron planteadas en este espacio de periodismo institucional, en el que se contextualizó además cómo se ha visibilizado desde el 2018 la situación de las universidades estatales de Colombia, hoy, en medio de los efectos de una pandemia mundial, robustecidas por sus propios esfuerzos y la ayuda estatal que puede ser más manifiesta acorde a las necesidades de los cerca de 650 mil estudiantes que construyen sus sueños profesionales.