Los desplazados liberales del Concejo de Montería.

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

Ahora que empezó a tomar forma la candidatura a cámara de Arleth Casado en la lista del partido liberal en Córdoba, es oportuno recordar la forma delirante como obtuvo la credencial que ostenta hoy como concejal de Montería.

La otrora “poderosa jefe liberal de Córdoba” está en el concejo gracias a una técnica política que le abrió las puertas tras exigir que en la pasada campaña a esa corporación se cerrara la lista liberal. Esa fue su condición para terminar de armar la coalición política que ganó la Gobernación de Córdoba y la Alcaldía de Montería.

La jugada del binomio Juancho-Arleth fue a tres bandas, porque al tiempo que condicionaron cerrar la lista, impusieron además que la “niña Arleth” la encabezara.  ¡Un negocio con llave en mano! que les permitió obtener la única curul que alcanzó el partido Liberal e instalarse con protagonismo en la coalición que ganó la Gobernación y Alcaldía de Montería.

Juancho López, que es todo un experto en el oficio de la política, sabía que después de la implosión que sufrió su fracción liberal, denominada en el pasado “Mayorías Liberales”, resultaba difícil llegar al concejo en una lista abierta donde les tocaba competir con grandes electores locales del partido rojo.

Daniel Márquez González, llevaba 7 periodos consecutivos como conejal de Montería (3 mil 150 en su última elección) y no tenía inconvenientes para repetir curul, aunque en esa ocasión decidió dar un paso al costado y darle la oportunidad a su hijo Daniel Fernando Márquez. El exconcejal insistió hasta pocas horas antes de la inscripción que la lista debía ser abierta (él que había abandonado el grupo de Arleth presentía algo que al final sucedió. Unos empujaron menos que otros, debido a su cómoda posición en la lista).

Otros que jalonaron la lista liberal al Concejo fueron Deiver Acosta (3 periodos anteriores en la corporación, hasta que fracasó en su intento por llegar a la Asamblea), Pedro Pablo Pérez y Rafael Madrid. Márquez, Acosta, y Pedro Pablo, fueron desplazados de la elección del Concejo de Montería, y víctimas de la juagada política del binomio Juancho-Arleth.

De manera que de los 11 mil 700 votos que obtuvo la lista, se podría proyectar que el grupo de Arleth, sumó unos 7 mil votos (eso obtuvo su diputada Ludys Rodríguez en Montería). Sin embargo no es así, porque Pedro Pablo y Acosta votaron a la Asamblea con Ludys Rodríguez. Ustedes saquen calculadora y resten.

 A “Raja Tabla” hay que decir que solo los votos de Arleth no hubieran alcanzado para el umbral de la lista, y sin embargo no tiene entre sus planes renunciar a esa curul y darle entrada a Deiver Acosta.

Deiver Acosta, aceptó al final que la lista fuera cerrada porque lo ubicaron segundo. En medio de un fervor liberal con candidato a la Gobernación que lideraba las encuestas, nadie imaginaba el desastre liberal en los resultados con un solo escaño en el concejo. Cercanos a Deiver me dicen que este solo votaría a cámara por Arleth en caso que le den entrada al concejo.

Sin lugar a dudas que los dos grandes desplazados en el Concejo de Montería, tras la elección de un solo escaño en la lista liberal, son Deiver Acosta (2) y Daniel Fernando Márquez (3).

%d bloggers like this: