Pasos certeros hacia la internacionalización de Montería

Por: Carlos Ordosgoitia Sanin
Alcalde de Montería

El hermanamiento con David es un paso clave para consolidar la agenda Internacional que hemos trazado para que Montería se conecte con el mundo.

Hace poco anunciamos que el próximo mes celebraremos la primera edición de la Media Maratón de Montería. Correr es un gran deporte y la oportunidad de hacerlo por las calles de nuestra ciudad, a la orilla del río Sinú, será especialmente emocionante.

Pero no es precisamente de la Media Maratón que hoy hablaremos, sino más bien de los aprendizajes que me ha dejado a mí correr. Puede que suene curioso, pero correr me ha permitido entender algunas cosas desde otra perspectiva.

Como humanos, tenemos una tendencia a enfocarnos demasiado en el fin y olvidarnos de los medios. Trabajamos por alcanzar un objetivo y solo al lograrlo sentimos satisfacción. Pero bajo ese enfoque, en el que la meta es lo más importante, estamos desperdiciando lo más valioso: el camino que debemos recorrer para cruzar la meta.

¿Por qué hablo de esto? Porque desde nuestra posesión en enero de 2020, tenemos una meta en la cabeza: la internacionalización de Montería. Dejar de ser una Barranquilla chiquita y pasar a ser una Montería Grande implica también construir vínculos duraderos y enriquecedores con otras ciudades del mundo.

Por eso, me llena de orgullo el reciente acuerdo de hermanamiento que logramos con la ciudad de David en Panamá. Claro que no hemos cruzado la meta: apenas estamos recorriendo los primeros pasos de esa carrera que nos llevará a que Montería sea una ciudad conectada con nuevos mercados, una ciudad con más oportunidades para los monterianos; una mejor ciudad para la gente.

Y ese camino que emprendimos con este hermanamiento es un proceso que debemos, como ciudad, disfrutar y valorar. No solo porque esperamos que sea el primero de muchos que nos permitan concretar nuestra ambiciosa agenda de internacionalización, sino porque este acuerdo con la ciudad de David, la más industrializada de Panamá, va a traer unos beneficios muy importantes para nuestra ciudad. Algunos, incluso, ya podemos verlos.

Por el lado de la educación, la Universidad del Sinú concretó 5 convenios con instituciones de educación superior de alto nivel de Panamá para intercambio de estudiantes, profesionales y docentes con enfoque de investigación. En cuanto al sector salud, representantes de ambas ciudades se reunieron con directores de instituciones médicas y acordaron realizar juntas médicas bajo la especialidad de ginecología, ortopedia, cirugía reconstructiva, ofrecer chequeos ejecutivos y tratamientos oncológicos para los habitantes de la provincia de Chiriquí y la ciudad de David.

David es también una despensa agrícola para Panamá, y comparte con Montería esta vocación. Esto nos permitirá adelantar intercambio de genética, especialmente de la raza gyr para que aumente la producción de leche y transformación de productos.

En este camino hacia la internacionalización apenas hemos dado el primer paso. Pero, igual que cuando uno se despierta temprano a correr, el paso más difícil de dar suele ser también el primero. Conectarse con Panamá es también conectarse con el mundo. El Canal de Panamá tiene 180 rutas marítimas que conectan 170 países y 1.900 puertos. Esto nos permitirá poner nuestros productos en el eje conector del mundo. Para el turismo, los beneficios también serán enormes: la ruta aérea de Montería a la ciudad de Panamá ya está diseñada con los permisos de la Aeronáutica. Este hermanamiento nos ayuda a agilizar su implementación. Aquí cada paso que se da tiene un objetivo, nada es producto de la casualidad sino de la planeación y la visión que tenemos de una Montería Grande.

Nos queda un largo camino por recorrer para llegar a la meta de Internacionalizar a Montería. Ya arrancamos y avanzamos. El hermanamiento con la ciudad de David es un paso importante, pues no solo nos permitirá recibir en Montería inversión extranjera y beneficios en distintos ámbitos, sino que nos abre una puerta importantísima para mostrarle al mundo lo mejor de nuestra ciudad: servicios, cultura, la riqueza natural y los valles fértiles. Con esta motivación, es muy fácil seguir corriendo hasta cruzar la meta.

%d bloggers like this: