¡S. O. S. JAGUARES Y VAQUEROS!

Por: Marcos Daniel Pineda García

En su libro El triunfo de las ciudades, el economista estadounidense Edwar Glaeser, afirma que para que una ciudad tenga éxito, además de ofrecer bienes y servicios que satisfacen las necesidades básicas de sus ciudadanos, debe generar también ambientes y espacios de felicidad, entretenimiento e integración social.

Uno de los más grandes logros de Montería en los últimos años, fue convertirse en capital región, ofreciendo servicios de educación media y superior, salud de alta complejidad y comercio especializado a 73 municipios a su alrededor. Además, ha logrado integrar a todos los monterianos y cordobeses a través del deporte profesional, con los equipos Jaguares, Vaqueros y Caporos, que son un símbolo de arraigo, sentido de pertenencia y se han convertido en conectores de ciudad y ciudadanía.

Además de ser una vitrina nacional e internacional para nuestra capital, el deporte profesional es recreación, formación competitiva, fomento del turismo y activación comercial y laboral. Sin embargo, nuestros equipos atraviesan por una situación financiera difícil, por el escaso patrocinio que reciben de los sectores privado y público, los mismos que deberían ser sus principales impulsores. Soy un convencido que invertir en el deporte va más allá de una pasión, es apostarle a la ciudad y al departamento, a una región en crecimiento y a una ciudadanía ávida de progreso, desarrollo y oportunidades.

Mucho esfuerzo nos costó la construcción del Estadio de Fútbol, un proceso que tuve la oportunidad de liderar, desde la compra de terrenos, pasando por el diseño y la gestión de recursos, hasta llegar a la ejecución. Actualmente, este escenario es la sede de Jaguares de Córdoba, que desde 2015 logró su ascenso a la primera división del fútbol profesional colombiano, y allí se ha mantenido durante seis años, volviendo hoy a estar entre los primeros ocho.

También logramos sacar adelante la construcción del nuevo Estadio de Béisbol 18 de Junio, casa de la novena Vaqueros de Montería, que en dos temporadas ha estado en dos finales y ha obtenido un campeonato en el béisbol profesional colombiano.

Aplaudo a los inversionistas que llegaron a Montería con la ficha de Jaguares y a los que se atrevieron a fundar Vaqueros, un equipo de béisbol profesional que nació del apoyo local. ¡Sería inadmisible que desaparecieran por falta de patrocinio! Hoy más que nunca, en medio de una post pandemia, debemos aferrarnos a lo que se ha logrado y no retroceder, porque tener equipos profesionales es un faro para los niños y jóvenes que sueñan con ser deportistas e invertir en el deporte, es ayudarlos a pensar en grande y enseñarles que con esfuerzo y disciplina, pueden llegar lejos.

Un ejemplo de ello son las escuelas deportivas que se han encargado de formar y promover nuevos talentos, como la del profesor Luis Escobar Pocaterra en Los Garzones, donde cientos de niños entrenan con el sueño de jugar en Vaqueros y seguir los pasos de Jordan Díaz y Brayan Buelvas, beisbolistas monterianos, quienes iniciaron jugando en el equipo de casa y ya están firmados por equipos de grandes ligas, muy cerca de ser los primeros cordobeses en llegar a la ‘gran carpa’. En el fútbol también hay historias inspiradoras como las de las escuelas de formación Rey Pelé, Pase Sport y Área Chica, y jugadores que son referentes para las nuevas generaciones, como los monterianos Wilson Morelo y Duván Vergara y el tierraltense, Miguel Ángel Borja.

Es momento de que sin cálculos políticos, se apoye de manera decidida a Jaguares y Vaqueros, para que sigan integrando a toda una región en torno a la pasión por el deporte. Queremos que siga rugiendo el jaguar en el Estadio de Fútbol y que en las tribunas del 18 de Junio, llenas con la mejor afición de Colombia, nunca se apague el coro: “¡vaya a bañarse al Sinú!”.

%d bloggers like this: