Del matoneo jurídico, al político contra Jairo Torres Oviedo.

Ni de derecha, ni de izquierda, Jairo Torres Oviedo es un libre pensador con una hoja de ruta definida: “Seguir contribuyendo para que las generaciones de jóvenes tengan en la educación un derecho y no un privilegio”. 

Por: Oswaldo Marchena Mendoza.

@marchenojob

Nunca antes en la historia de la Universidad de Córdoba se había utilizado toda una artillería jurídica para cortar un proyecto académico, como la que se viene implementando para tratar de frenar una segunda rectoría de Jairo Torres Oviedo, precisamente la persona que lideró un grupo de académicos para cambiar la historia de una universidad que en el pasado fue escenario de violencia, corrupción y politiquería.

A excepción de la medida cautelar del Consejo de Estado que suspendió “provisionalmente” su última elección, Torres Oviedo ha salido avante en la maratón de tutelas y demandas que han desfilado por las diferentes instancias judiciales para intentar frenar su aspiración y su posible elección como rector de la Universidad de Córdoba.

Como las acciones judiciales contra la aspiración de Torres Oviedo vienen fracasando sistemáticamente, ahora cambiaron de estrategia y tratan de venderle a la opinión pública, a los estudiantes y al Gobierno Nacional, que Jairo Torres Oviedo, representa un peligro porque “presuntamente”, es una persona cercana a los partidos de izquierda en Colombia.

Para afianzar la estrategia publican fotos del pasado donde Torres Oviedo aparece con Gustavo Petro. La mala memoria de los malquerientes de Torres olvida que en redes sociales también hay fotos del exrector con políticos de derecha (expresidentes y congresistas).

En estos tiempos se volvió costumbre en Colombia ponerle el sello político de la izquierda a quienes escalan posiciones relevantes en la vida pública y piensan diferente, o no comulgan con el actual gobierno de derecha. Le aplican la receta a personas o políticos que no necesariamente están ubicados en el lado de la izquierda como fórmula para estigmatizar sus aspiraciones en cualquier escenario de la vida nacional.

Hace rato que en este país construyeron una matriz mediática donde se condena y deslegitima a todo aquel que no siga los postulados de los partidos que acompañan al actual gobierno. Ubicar a Jairo Torres en esa ala de la política colombiana, es una estrategia producto del desespero del pequeño grupo que quiere retroceder la historia para que la politiquería vuelva a manejar los hilos de la alma máter.   

El papel de Torres Oviedo en la vocería de las universidades públicas.

Como Presidente del Sistema Universitario Estatal, SUE, Jairo Torres Oviedo, jugó un papel preponderante, tendiendo puentes de entendimiento entre el Gobierno Nacional y la academia durante las jornadas de protestas de los estudiantes en el pasado. Torres Oviedo defendió las peticiones de las universidades públicas, pero siempre dentro de la institucionalidad.

Esa gestión de mediador entre el Gobierno Nacional, estudiantes y demás rectores de las universidades públicas, potenció el liderazgo de Torres Oviedo y desde entonces fue un referente del Ministerio de Educación Nacional para avanzar y seguir construyendo una agenda común Gobierno-Academia. 

Desde el SUE su consigna siempre fue que a la universidad pública había que defenderla, pero abierta y funcionando. Esa posición le valió para que algunos sectores lo ubicaran como una persona de derecha que defendía las políticas del Presidente Iván Duque.

Pero también se le vio alzar la voz desde la vocería de las universidades públicas, cuando en el Congreso de la República, intentaron tramitar reformas que lesionaban los intereses de la educación superior. Entonces el péndulo de su ideología política se movía a la izquierda.

 Ni de derecha, ni de izquierda, Jairo Torres Oviedo es un libre pensador con una hoja de ruta definida: “Seguir contribuyendo para que las generaciones de jóvenes tengan en la educación un derecho y no un privilegio”.